Aclara Argelia que su presidente está sano y regresará al país

El presidente argelino Abdelaziz Bouteflika, hospitalizado desde hace casi un mes en París, "se encuentra bien y va a regresar pronto a Argelia", aseguró hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país africano.

El gobierno argelino rompió este martes el hermetismo, mantenido en torno a la salud del líder de 76 años, para apagar las especulaciones sobre el estado de Bouteflika y los llamados de la oposición a preparar la transición debido a su prolongada ausencia.

"La salud de Bouteflika es buena, hoy se confirmó que está sano", declaró a la prensa el canciller argelino Mourad Medelci y aseguró que volverá pronto a Argelia, aunque por el momento seguirá durante unos días más en París hasta su total recuperación.

La confirmación oficial sobre la salud del presidente llegó un día después de que el Ministerio de Defensa de Francia informó que Bouteflika mejora día a día y que fue transferido a otro hospital militar de París para continuar su convalecencia.

El líder argelino ingresó al hospital militar de Val-de-Grâce en París el pasado 27 de abril tras sufrir un accidente cerebrovascular menor, del cual se ha ido recuperando, según informaron fuentes médicas francesas a principios de este mes.

Desde que se conoció su hospitalización en París, se han multiplicado las especulaciones sobre su salud en Argelia, donde las autoridades sólo aseguran que la vida de Bouteflika "no ha estado comprometida", pero sin mencionar su condición real.

"La enfermedad del presidente Bouteflika pronto será un mal recuerdo", sostuvo por su parte el primer ministro argelino Abdelmalek Sellal, en su primera declaración sobre el asunto desde que a principios de este mes indicó que el jefe del Ejecutivo "se recupera" en Francia.

Un comunicado de la presidencia argelina, emitido el pasado 7 de mayo, señaló que la salud de Bouteflika había mejorado significativamente, pero que debía guardar reposo absoluto por prescripción de sus médicos en París para una recuperación completa.

La falta de reportes oficiales precisos sobre el mandatario propició una ola de críticas y especulaciones en Argelia, que debe celebrar elecciones presidenciales en abril de 2014 y según la prensa local la mayoría de la población quiere un cuarto mandato para Bouteflika.

Sin embargo, las imprecisiones sobre la condición del presidente y su prolongada ausencia han acentuado entre los partidos de la oposición el debate sobre "el vacío de poder y la necesidad de aplicar el artículo 88 de la Constitución".

Los diversos partidos opositores exigen saber la verdad sobre la salud de Bouteflika y reclaman oficialmente la declaración "del estado de impedimento" del presidente y preparar la transición, como lo refiere el citado artículo constitucional, reportó el diario argelino ElWatan.