Exhibe muestra en la UAEM obra de Pedro Coronel

Obras del destacado artista mexicano Pedro Coronel, a quien se recuerda mañana que se cumplen 28 años de su muerte, conviven con las propuestas artísticas de su contemporáneos en la muestra "Figuras de la Plástica Mexicana en el Siglo XX", inaugurada ayer en la Galería Universitaria del Edificio de Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

La muestra, que se integra por 38 obras de 14 artistas, entre los que destacan: Rufino Tamayo, Manuel Felguérez, Rafael Coronel, Pedro Coronel, José Luis Cuevas, Juan Soriano, Fernando García Ponce y Luis Nishizawa, ofrece un acercamiento a las propuestas de los exponentes de la llamada "Ruptura" en el arte mexicano.

De acuerdo con información difundida en el portal en Internet de la UAEM, la muestra, que puede ser recorrida hasta el 15 de julio, combina una diversidad de lenguajes, tales como el abstracto de Pedro Coronel, en cuya obra recupera los colores, formas y motivos de antiguas culturas.

Pedro Coronel vio la luz por primera vez el 25 de marzo de 1921, en Zacatecas, México, donde transcurrió su infancia y primeros años de juventud, pues, en 1939, con tan sólo 18 años, se trasladó a la capital del país, donde un año más tarde inició sus estudios en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura "La Esmeralda".

Luego de concluir su formación artística, en 1946 viajó por primera vez a Europa y decidió residir una temporada en París, Francia, país donde conoció al destacado poeta Octavio Paz (1914-1998) y frecuentó los talleres del pintor Victor Brauner (1903-1966) y del escultor Constantin Brâncui (1876-1957).

De regresó a México, en 1952 participó por primera vez en una exposición colectiva en la Galería de Arte Contemporáneo y dos años más tarde, en 1954, montó su primera exhibición individual en la Galería Proteo, la cual fue inaugurada por Juan Rulfo (1917-1986) y Octavio Paz, señala la cronología del artista publicada en el portal "pedrocoronelbienal.com".

En estos años, Coronel creó un mural en mosaico para el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro, en la Ciudad de México, y nuevamente presentó su obra en la Galería Proteo.

Asimismo, participó en varias exposiciones colectivas, obtuvo el Primer Premio en el Salón Nacional de Pintura otorgado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y fue parte de la Première Biennale de Paris.

En la siguiente década, la obra del Coronel trascendió fronteras y fue exhibida en importantes recintos de México, Francia, Italia, Canadá, India, Japón, Estados Unidos, Venezuela y Brasil, entre otros países.

En 1970 el artista zacatecano regresó a su país de origen y residió en la Ciudad de México, lo que le permitió montar diversas muestras en recintos capitalinos, no obstante, tres años más tarde, en 1973, emprendió un viaje por Italia, Grecia, Turquía y Egipto.

En esta época, si bien Coronel radicaba en México constantemente se encontraba fuera del país, pues realizó un mural en el nuevo edificio de la Oficina Internacional de Trabajo (OIT) Ginebra, Suiza, y exhibió su obra en el Museo de Arte Moderno de Tokio y en el Museo de Arte Moderno de Kyoto, Japón.

En 1977, el estado de Zacatecas lo nombró "Hijo Predilecto" y la Universidad Autónoma de Zacatecas lo declaró "Alumno Distinguido".

Los siguientes años del artista estuvieron llenos de exposiciones en diversas partes del mundo y realizó la escenografía del espectáculo musical "Son", de Dámaso Pérez Prado (1916-1989).

Fue el encargado de realizar el plafón monumental en vitral para el Nuevo Palacio del Congreso del Estado de Zacatecas y obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas 1984, galardón que le fue entregado por el Presidente de la República.

En 1985 exhibió en la Galería de Arte Ana Luna, y ese mismo año, el 23 de mayo falleció en la Ciudad de México; sus restos fueron velados en el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes y actualmente descansan en el Museo Pedro Coronel, en Zacatecas.