Ocho detenidos en tercera noche de disturbios en Estocolmo

Al menos ocho personas fueron detenidas y decenas de automóviles fueron destruidos en la tercera noche de disturbios en el oriente de Estocolmo, en condena a la muerte de un inmigrante la semana pasada, informó hoy la policía de Suecia.

Cientos de jóvenes, en su mayoría inmigrantes, protagonizaron la víspera una serie de actos de violencia, saqueos, incendios y ataques contra la policía y los bomberos, que fue desplegada en las calles del oriente de la capital sueca para contener a los manifestantes.

Los disturbios se concentraron en los distritos de Rinkeby, Skarpnäck, Norsborg, Kista, Fittja, Bredäng, Flemingsberg, Edsberg y Tensta, aunque se extendieron a las inmediaciones de Estocolmo, según un reporte de la edición electrónica del diario The Local.

Kjell Lindgren, responsable de la policía de Estocolmo informó que al menos 30 automóviles fueron incendiados durante la noche del martes y esta madrugada a manos de los alborotadores, que se quejan de ser víctimas de racismo y discriminación por ser inmigrantes.

Los manifestantes también atacaron la comisaría del distrito de Jakobsberg, que quedó prácticamente destrozada, y un centro comercial cercano que fue saqueado y atacado con piedras y otros objetos, así como dos escuelas de educación básica.

Los disturbios comenzaron la noche del domingo en el distrito de Husby, al oeste de Estocolmo, donde tres días antes un inmigrante afectado de sus capacidades mentales murió por disparos de la policía en su departamento.

De acuerdo el reporte de la policía, el hombre habría encerrado contra su voluntad a su compañera, a quien amenazó de muerte con una hacha, por lo que los vecinos pidieron ayuda a unos agentes de la policía, quienes aseguraron haber disparado en defensa propia.

Pese que las autoridades se comprometieron a investigar a profundidad el incidente, jóvenes inmigrantes llamaron a su comunidad a manifestarse en contra del "asesinato" y en defensa de sus garantías individuales, desatándose los enfrentamientos y disturbios posteriores.

Al menos 100 automóviles fueron incendiados en Husby la primera noche de desmanes y violentas protesta, que dejaron también varios heridos, desatando la noche del lunes y la madrugada del martes una segunda noche de violencia, en la que al menos 60 autos fueron destruidos.

El reporte de The Local destacó que las manifestaciones están relacionadas con los malos tratos de la policía contra los inmigrantes, ya que al dirigirse a ellos suelen insultarlos y llamarlos como "negros", "ratas" o "monos", incluidos niños, mujeres y ancianos.

"Hay frustración en Husby y corre el riesgo de que la espiral de violencia se salga control. La gente quiere soluciones a largo plazo para los problemas sociales en lugar de una presencia mayor de la policía", subrayó.