Hay 15 millones de italianos en situación de "privación económica"

Casi 15 millones de italianos, 25 por ciento de la población, están en condiciones de "privación económica", y los jóvenes que no estudian ni trabajan suman dos millones 250 mil, 23.9 por ciento, informó hoy el Instituto de Estadísticas nacional (Istat).

En su reporte anual sobre la situación del país, con datos de 2012, el Istat resaltó que los jóvenes son los más afectados por la crisis económica y que el poder adquisitivo de las familias ha sufrido una caída vertical.

Aunque en promedio nacional 15 por ciento de la población se encuentra en situación de "privación económica", en el sur del país ese porcentaje llega a 40 por ciento.

Precisó que hay 8.6 millones de personas, equivalentes a 14.3 por ciento de la población, en condiciones de "grave dificultad económica", frente a 6.9 por ciento registrado en 2010.

El Istat indicó que Italia tiene el mayor número de jóvenes de entre 15 y 29 años que no estudian ni trabajan, y que en 2012 llegaron a dos millones 250 mil personas, casi uno de cada cuatro, lo que representó un aumento de 100 mil respecto a 2011.

Asimismo indicó que la tasa de desempleo entre los jóvenes pasó de 20.5 por ciento en 2011 a 25.2 en 2012, con puntas de 37.3 por ciento en el sur y 10 puntos porcentuales respecto a 2008.

Precisó que los más afectados han sido los jóvenes con título de estudio más bajo.

El reporte resaltó que solo 57.6 por ciento de los jóvenes encuentra empleo en los primeros tres años tras obtener la licenciatura o el diploma de escuela media superior, frente a 77.2 por ciento del promedio europeo.

Señaló que en 2012 el poder adquisitivo de las familias registró una caída de "intensidad excepcional" (-4.8 por ciento), la más fuerte desde inicios de la década de los años 90.

Indicó que entre 2011 y 2012 el porcentaje de familias que redujeron la calidad o cantidad de alimentos adquiridos pasó de 53.6 a 62.3 por ciento, aunque en el sur del país el porcentaje llegó a 70 por ciento.

El informe señaló que en 2012 la propensión al ahorro de las familias italianas llegó a 8.2 por ciento, una de las más bajas de Europa.

El Istat reconoció una situación de "pesimismo", vinculada al hecho de que en los cuatro primeros meses de 2013 se registraron "señales de debilidad perdurable de la actividad económica".