Lucen corporativos mexicanos atractivos para los inversionistas

La confianza de los inversionistas hacia la fortaleza de México se refleja también en las empresas, al obtener mejores condiciones en plazos y costos en los mercados bursátiles, situación que se prevé continúe hacia la segunda mitad del año.

El director local Debt Capital Market de Acciones y Valores Banamex, Francisco Romano, refirió que desde el año pasado las condiciones en los mercados para los corporativos mexicanos han sido buenas, tendencia que se ha mantenido durante este 2013 pese a la desaceleración económica global.

En entrevista con Notimex, comentó que un ejemplo de ello es que a mayo del año pasado se habían colocado en el mercado local alrededor de 55 mil millones de pesos y en lo que va de este 2013 la cifra ya asciende a 65 mil millones, es decir, 10 mil millones de pesos más respecto a lo observado en el mismo periodo de 2012.

Si bien, dijo, el 2012 también fue un buen año, para este 2013 las condiciones de plazo son las que han cambiado, pues en el primer semestre del año pasado se veían transacciones de un plazo máximo de 10 años y hacia la segunda mitad estos aumentaron hasta 30 años, como en la emisión de la Comisión Federal de Electricidad para fondear la presa La Yesca.

En tanto, destacó, en este año se han visto transacciones como la de Femsa, que fue en dos tramos, uno por 10 años y otro a 30 años, ambas en el mercado de dólares, y la de Televisa que fue a 30 años, que aún cuando fue en pesos, también se ofreció en los mercados internacionales.

En este último caso, explicó, lo que refleja es que, si bien, hoy en día los inversionistas invierten en el mercado de bonos gubernamentales (Bonos M), dada la baja de tasas están explorando créditos con menores riesgos como los de estas dos empresas, donde les ofrecen un spreed sobre la tasa del gobierno mexicano.

"Eso es lo que estamos empezando a ver, son indicadores de que se sienten cómodos con México, principalmente, y con las empresas, ya que no solo al gobierno mexicano lo ven sólido sino también a los corporativos mexicanos que por ende también presentan cierto atractivo para invertir a largo plazo", manifestó.

La desaceleración económica global y que empieza a reflejarse en las economías emergentes, incluyendo México, no son vistas como un riesgo para este tipo de operaciones, toda vez que el crecimiento global bajo no es una nueva noticia, señaló.

En su opinión, en el caso de México, se espera sea transitorio toda vez que las últimas cifras hablan solo del primer trimestre y aun cuando son bajas, mucho viene de, entre otras razones, que el gobierno no ha gastado en estos tres primeros meses derivado de la transición, por lo que al final del año se verán bien los resultados.

Además, destacó, Estados Unidos está agarrando tracción, con crecimiento bajo pero mejorando el empleo, es decir, indicadores que permiten ver que las cosas van por buen camino con sus políticas monetarias, en este caso de la Reserva Federal (Fed), y con ello beneficiando a México.

Subrayó que "todos los indicadores que se han venido reflejando en la atracción de los flujos extranjeros a México se mantienen interesantes, son indicadores que no de un día a otro se puedan tornar negativos".

Así que si se suman las transacciones locales, más las realizadas en los mercados internacionales sin importar la divisa, se esperará un crecimiento importante de las emisiones o colocaciones respecto de 2012.

Ello, agregó, porque muchas empresas toman ventajas de las tasas tan bajas que se han venido observando y de la liquidez que existe en el mercado, "es difícil estimar el porcentaje pero sin duda se espera un crecimiento".

Francisco Romano calificó como buena noticia que las empresas mexicanas continúen fondeándose en los mercados locales e internacionales, lo que indica que el mercado se siente cómodo invirtiendo en papeles de compañías mexicanas, a más plazo, lo que es una buena señal de que se va por buen camino y se espera que siga mejorando el entorno para que esos flujos se mantengan en el futuro.