Analiza UE nueva receta para aumentar ingresos y mejorar competitivida

La Unión Europea (UE) celebra hoy aquí una cumbre exclusivamente dedicada al combate a la evasión fiscal y a la mejora de su sector energético, las nuevas recetas para aumentar sus ingresos y la competitividad de sus industrias.

Bruselas estima que la pérdida de ingresos causada por el fraude y la evasión fiscal se eleva a un total de un billón de euros (1.3 billón de dólares) anuales en la UE, casi el doble del déficit fiscal registrado en 2012 por todos los Veintisiete.

"Cómo podemos justificar que la consolidación fiscal está exigiendo a los países miembros hacer difíciles elecciones para reducir los gastos y, a la vez, hay montones de dinero que deberían estar en las arcas públicas pero nunca fueron recaudados?", dijo la víspera el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso.

Por ello, el líder del Ejecutivo pedirá este miércoles a los Veintisiete "un compromiso político sobre un principio muy simple: que el 1 de enero de 2015 la UE tenga el intercambio automático de información para todas las formas de ingresos", anticipó.

Según el borrador de conclusiones de la cumbre, que deberá durar tan sólo cuatro horas, los gobernantes europeos prometerán "redoblar los esfuerzos" para combatir el fraude y la evasión fiscal.

Al mismo tiempo, respaldarán las recomendaciones de la CE sobre la planificación fiscal agresiva y el traslado de beneficios, destinadas a impedir que las grandes multinacionales aprovechen las diferencias entre los sistemas tributarios de los países europeos para esquivar el pago de impuestos.

En ese sentido, pedirán al Ejecutivo revisar la directiva sobre sociedades matrices y filiales y sus disposiciones contra los abusos antes del final del año.

También deberán coordinar una posición común con respecto a esos temas para ser defendida en los foros internacionales, como el G-8 y el G-20, y en las relaciones con países terceros.

En materia de energía, el reto es reducir la dependencia europea en la importación, que en 2035 será de más de un 80 por ciento, y rebajar los precios tanto para consumidores como para las industrias.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, señaló que los costes de la energía para el sector industrial aumentaron un 27 por ciento en la UE entre 2005 y 2012, con el gas llegando a costar cuatro veces más que en Estados Unidos y la electricidad el doble.

Para los hogares, las facturas energéticas suponen entre el 7 y el 17 por ciento del gasto medio mensual.

Para cambiar ese escenario, los Veintisiete se comprometerán a facilitar las inversiones públicas y privadas en el sector y a completar en 2014 el mercado interior de la energía.

Además, buscarán medidas para mejorar la eficiencia energética y diversificar los suministros, incluyendo incentivos para la producción de combustibles alternativos y renovables.