Clausura Profepa-Colima obra ilegal en humedales de Laguna Cuyutlán

Inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), clausuraron obras que ilegalmente estaba edificando un particular en humedales rellenados de la Laguna de Cuyutlán, confirmó el delegado estatal Ciro Hurtado Ramos.

"Son obras y actividades detectadas en la zona de humedales ubicadas en la parte norte de la laguna, cerca de la localidad de Colomos, y debido a que el particular no contaba con la autorización en materia de impacto ambiental que emite la Semarnat, se impuso como medida de seguridad la clausura total temporal", refirió.

Al abundar, dijo que el implicado había depositado alrededor de mil 200 metros cúbicos de escombro y arcilla en una superficie de 800 metros cuadrados, a lo largo de la margen norte del vaso lacustre.

"Sobre este relleno se observó una construcción en obra negra, en una superficie de 20 metros de largo por 12 de ancho, delimitada por sus cuatro lados con bardas de ladrillo rojo sin enjarre, castillos y dallas", dijo.

Además de otros 560 metros cuadrados ocupados por material de construcción, una lancha y un embalaje de madera con aceite quemado, puntualizó.

Indicó que tras levantar la correspondiente acta de inspección, los inspectores colocaron cuatro sellos de clausura, a fin de que no se siga arrojando escombro y arcilla, ni se continúe con la construcción sobre ese relleno en el humedal.

"Para dejar sin efecto la clausura total temporal, el inspeccionado deberá presentar a la Profepa la autorización en materia de impacto ambiental que otorga la Semarnat, y darle seguimiento al Procedimiento Administrativo instaurado", advirtió.

A pregunta expresa, Hurtado Ramos señaló que el sitio clausurado corresponde a un área de humedal costero de la laguna cerca de la zona urbana de Manzanillo, y que sustenta importantes manchones de manglar.

Refirió que los daños provocados se consideran graves, ya que el relleno eliminó una porción del hábitat de especies de flora y fauna silvestres y acuáticas del lugar, alterando el drenaje natural y patrón de infiltración del agua pluvial.

Así como la vegetación silvestre de las especies mangle blanco, miguelitos y guásimas.

"Es imprescindible aplicar la ley, pues los humedales son zonas de importancia ecológica, ya que sustentan una gran biodiversidad y productividad, en muchas ocasiones son hábitats críticos de especies amenazadas, y también intervienen en los procesos hidrológicos, contribuyendo a la recarga de acuíferos", concluyó.