Estudio registra deterioro de la alimentación en Nicaragua

Nicaragua registra un deterioro en la calidad de los alimentos que ingieren los sectores pobres de su población, lo que ha causado desnutrición y obesidad, responsables de enfermedades crónicas, según una investigación divulgada hoy aquí.

El alto consumo de grasas, harinas y azúcares en las zonas urbanas también ha llegado a las rurales, afectando la tradicional alimentación del campo, reveló el estudio "Desafíos desde la seguridad alimentaria y nutricional en Nicaragua".

La investigación fue realizada por la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Centroamericana (UCA) en Managua, informó el noticiero del Canal 15.

La desnutrición en Nicaragua afecta a 20.1 por ciento de la población del país (1.18 millones de personas), según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Las familias de Nicaragua destinan 67.8 por ciento de sus ingresos a alimentos, 4.1 por ciento a salud, 2.3 por ciento a educación y 0.1 por ciento a alcohol y tabaco, según el estudio.

De 1977 a 2007, los nicaragüenses disminuyeron el consumo de frutas, hortalizas y legumbres de 6.0 a 1.9 por ciento, mientras que el consumo de leche cayó de 7.6 a 5.7 por ciento.

Los frijoles, arroz y maíz son la base de la alimentación diaria, por lo que su consumo se ha mantenido en un promedio de 55 por ciento.

El consumo de cereales y aceites "sigue creciendo", lo que ocasiona más casos de obesidad en sectores pobres, ya que su dieta está basada en azúcar, aceite, arroz, frijoles, pan dulce y harinas procesadas, indicó Óscar Neira, uno de los autores del estudio.

El análisis advirtió además que las bebidas gaseosas, las frituras y las comidas "chatarra" abundan en todos los rincones del país, con precios bajos que atraen a los consumidores.

De los 5.6 millones de habitantes que tiene Nicaragua, 42.5 por ciento vive en la pobreza y de ese sector el 14.6 por ciento se encuentra en pobreza extrema, de acuerdo con los datos de la encuesta nacional de medición de vida de 2009.