Espera director que "La jaula de oro" sea la más taquillera de 2014

El cineasta Diego Quemada-Diez espera que su película "La jaula de oro", a estrenarse en México el 9 de mayo próximo, sea la más taquillera de 2014 y sirva para "tocar fibras" por el hecho de que cada mexicano conoce a un familiar migrante.

"La idea es que sea de las películas más taquilleras de 2014", dijo Quemada-Diez, al expresar su satisfacción porque el filme tendrá entre 80 y 120 copias, "lo que es mucho", porque hay otros filmes mexicanos con menos salas de exhibición.

Señaló que "Cinépolis nos comentó que según nos vaya en la primera semana pueda aumentar el número de copias rápidamente.

A mí me emocionaría que fuera una película que se vea mucho". "La jaula de oro", ganadora en Cannes en la categoría de Mejor Elenco, se presenta esta semana en Panamá en el marco del tercer Festival Internacional de Cine.

Quemada-Diez afirmó que el largometraje "que narra la peligrosa travesía por México de tres jóvenes indocumentados guatemaltecos en busca del "sueño americano" "es para todos los públicos no la concebí para una élite o festivales".

También aseguró que la cantidad de premios conseguidos, "al menos 43" y con estrenos en 25 países demuestra que "no es una película rara, ni lenta; es una película que no tenía más pretensiones que contar algo con mucha honestidad"".

Se trata de "contar una historia de la gente y darle voz a gente que no la tiene y ser un canal de estas historias". Para el filme, con actores no profesionales, Quemada-Diez se basó en testimonios de migrantes centroamericanos en su paso por México hacia Estados Unidos.

"La película está tocando emociones, está haciendo sentir y estamos planteando el tema migratorio a mucha gente", comentó Quemada-Diez al afirmar que la problemática es global como lo demuestran hechos ocurridos en Europa.

"Se trata de empezar a decir basta ante eso, de que los migrantes sean percibidos de otra manera; va a tocar muchas fibras en México porque todo el mundo tiene un familiar que migró o ha sido deportado de Estados Unidos", indicó el director.

Afirmó que "muchísimos mexicanos ayudan a los migrantes; la mayoría ayuda a los migrantes porque muchos tienen hijos, hijas allá. Esta película no se hubiera hecho por tantos mexicanos que consideraron que era necesario hacer una autocrítica constructiva".

Pero también admitió que "así como hay muchos mexicanos que están ayudando, hay muchos que están abusado pero mucho de ellos son centroamericanos, muchas de estas mafias (que violentan) son ex migrantes". En la película, el director abordó el racismo, la discriminación, las barreras del idioma entre indígenas y mestizos y de contrastar cosmovisiones del mundo. "A través de este choque de culturas es una película de indios y vaqueros, el conflicto migratorio es un conflicto post-colonial donde los vaqueros ganaron y siguen ganando, y lo que quería era que el vaquero tuviera una transformación y conociera al indígena", planteó.

De hecho, indicó que busca que "viviendo este viaje a través de los ojos de los niños tenga una transformación". "El objetivo es desmoronar el 'sueño americano'.

"La jaula de oro" viene de una canción de Los Tigres del Norte (el grupo musical) que se refiere a los Estados Unidos como una trampa; vas ahí por el oro pero una vez adentro estás atrapado".

"La película trata de mostrar el otro lado de ese 'sueño americano' y las vidas que está costando y el sufrimiento que esta creando", agregó.

Por la situación de violencia registrada en México, Quemada-Diez manifestó su esperanza de que la película sirva también para "ayudarnos a traer conciencia sobre la problemática y tener un efecto sanador y catártico".