Emite Cofepris alerta en estados por venta de cigarros ilegales

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que en los estados del centro, norte y sur de México circulan en el mercado marcas apócrifas de cigarros.

Por tal motivo, la comisión emitió una alerta sanitaria a las autoridades estatales para que apoyen en el retiro de esos productos.

Subrayó que las marcas ilegales con más presencia tienen en el mercado son LG Premium, Stallion, Dart, Royal Club, Strand, Jaisalmer, Horseman, Millionare, Black Jack, Premium Blend, Sheriff, Native, Police, Elegante, Armada, Glory, Goal, Golden Deer, Johnblack y Farstar, entre otras.

En un comunicado, señaló que esta alerta se giró a los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, México, Zacatecas, Campeche, Chiapas, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz.

Además a Yucatán, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora, así como el Distrito Federal.

La Cofepris pidió a las autoridades de las mencionadas entidades que intensifiquen la vigilancia y retiren del mercado las marcas ilegales, ya que representan un riesgo a la salud.

Recordó que los cigarros ilegales constituyen un riesgo a la salud de la población, ya que puede tratarse de productos falsificados, adulterados y elaborados con ingredientes desconocidos.

Además, por su bajo costo se vuelven más disponibles para niños y adolescentes, por lo que es necesario prevenir el fomento de su consumo temprano, resaltó.

Refirió que la legislación establece que los cigarros producidos en el extranjero deben introducirse a México con un permiso previo de importación, el cual es expedido por la comisión previa revisión del cumplimiento de los requisitos legales.

Al destacar que se han asegurado más de medio millón de cigarrillos en lo que va de la presente administración por infringir la legislación sanitaria, comentó que dicho producto apócrifo no cumplen con la legislación y normatividad sanitaria aplicable en esta materia.

Reiteró que, con los estados, continuará las acciones de vigilancia y aseguramiento de esta mercancía en puntos de comercialización y distribución, así como su destrucción para evitar el acceso al público, independientemente de la responsabilidad administrativa o penal imputable a los comercializadores de los mismos.