Busca PND equiparar educación de niños indígenas y del resto del país

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) busca a 2018 equiparar las condiciones y la calidad educativa entre los 1.3 millones de niños indígenas y los del resto del país, señaló la directora general de Educación Indígena, Rosalinda Morales Garza.

En el salón Hispanoamericano de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, expuso: "Ese es el objetivo: equiparar condiciones y desempeños escolares".

La funcionaria de la SEP destacó la importancia de que mediante una educación significativa, pertinente, que incluya las actividades socioculturales, las prácticas linguísticas, las productivas, se dé sentido a que las niñas y los niños estén en la escuela.

Además, de que mediante todo ello puedan enfrentar retos con competencias suficientes y hacer de la escuela una posibilidad de desarrollo para ellos, sus familias y comunidades.

Sostuvo que "los pueblos, las comunidades indígenas están priorizados no sólo en el discurso sino en indicadores concretos".

El PND busca supuestos que incluyen que haya un profesional de la educación a cargo, recursos materiales, la posibilidad de una perspectiva de inclusión diversificando contenidos, contextualizando aprendizajes y que todas y todos los niños obtengan aprendizajes y logros para continuar aprendiendo a lo largo de su vida, detalló.

En este plan se incluyen las escuelas de tiempo completo con ingesta, que participarán a lo largo del sexenio, y que irán a las escuelas indígenas que se encuentran en los lugares más apartados que están participando en la Cruzada Nacional contra el Hambre, abundó.

Están la Escuela Digna, dijo, con infraestructura en servicios básicos para las escuelas y el programa Escuelas de Calidad, que son recursos directos para que la escuela sea autogestiva y pueda reconocer y priorizar las necesidades básicas y contar con recursos para resolverlos.

El Plan Nacional de Desarrollo, agregó, pretende fortalecer la educación de los indígenas, pero también de migrantes y la niñez en riesgo de exclusión, tales como quienes viven un embarazo temprano o la que crece con sus madres hasta cierta edad en reclusorios.