Expone "Las madres que no lo fueron" deceso relacionado al embarazo

Mostrar desde un ángulo diferente la situación de adolescentes indígenas que tienen tres veces más probabilidades de deceso por causas relacionadas al embarazo, parto o puerperio, y de los niños indígenas al enfrentar el doble de riesgo de no sobrevivir antes de cumplir los cinco años de vida, es el eje de la exposición "Las madres que no lo fueron".

Se trata de una instalación artística, a cargo de los artistas plásticos Jorge Hauss y Mauricio Rodríguez Lafayett, presentada en la explanada del Monumento a la Madre en esta ciudad, en la que a través de ocho esculturas elaboradas en carnaza, inspiradas en mujeres reales con diversos gestos de sufrimiento, simulan dar a luz.

"Esto es una protesta, ya que en México la mortalidad materna es alarmante, y todo esto es a causa de los servicios médicos, de tal manera que esto es una protesta para llamar la atención a la sociedad para que mire más este lado y apoye esta causa y para que el gobierno actué para revertir esta situación", dijo Jorge Hauss.

De acuerdo con los artistas, decenas de mujeres mexicanas en su mayoría indígenas, de los estados de Chiapas, Estado de México, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y del Distrito Federal, mueren antes de ser madres.

"Mueren por ser de bajos recursos, por no hablar español, por ser menores de edad y por no recibir la atención médica oportuna.

"No es que estén enfermas, sino que no existen los servicios de salud cercanos a sus comunidades, además de que se les discrimina a muchas de ellas por no hablar español", señalaron.

Para Mauricio Rodríguez, la serie de esculturas, mismas que dan una apariencia terrorífica, están inspiradas en la muerte.

"Hablamos de ella, por eso presentan esta apariencia de manta. Es una llamada visual a tomar conciencia de que este tipo de fenómenos no es un resultado de política, sino de falta de atención generalizada por la sociedad.

"Son personas sin voz, sin imagen y por ello, tomamos el aspecto de cubrir, de erradicar la imagen a manera de enfatizar su ausencia. Se trata de una agresión, pues el tema es agresivo", señaló.

Para Hauss, su preocupación es sensibilizar a la sociedad para poder voltear a ver este y otros problemas que involucran la falta de atención hacia las mujeres, "pues si bien hoy se ha avanzado mucho en cuanto a la aplicación de sus derechos, no ha sido suficiente pues las tasas de mortalidad se mantienen".

Adelantaron que el próximo 28 de mayo, en el Museo de la Memoria y la Tolerancia, lanzarán una campaña con la que buscarán revertir esta situación.