Denuncian ante CIDH hostigamiento a prensa en Venezuela

Comunicadores de Venezuela denunciaron hoy aquí el creciente clima de intimidación contra periodistas y medios de comunicación independientes, en el marco de la protestas que se han registrado en los últimos dos meses.

Durante una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los comunicadores expusieron que el gobierno bloquea o dificulta el acceso a las redes sociales, debido al fuerte papel que éstas han adquirido como medios alternativos de comunicación.

"Ante este vacío informativo, la gente se ha visto en la necesidad de buscar otras formas de circular información y ante ello se ha incrementado el periodismo ciudadano", dijo Ligia Bolívar, del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello.

La directora del Centro de Derechos Humanos denunció que, como ha venido sucediendo con los medios tradicionales de información, quienes ejercen este tipo de periodismo se han convertido en blanco de ataques y de represión.

Bolívar relató que uno de los decomisos más comunes por parte de los agentes de la ley en las manifestaciones son los teléfonos celulares con cámara.

"Lo que se busca son fotografías que incriminen a las fuerzas de seguridad del Estado" en actos de abusos y uso excesivo de la fuerza, indicó la comunicadora.

Carlos Correa, director ejecutivo de Espacio Público, manifestó que la campaña de censura contra el periodismo ciudadano ha quedado evidenciada en las 500 páginas de internet bloqueadas, además de que en algunas instancias se ha reducido el servicio externo de internet.

Marcos Ruiz, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, expuso 31 casos de periodistas golpeados por agentes de la ley durante la cobertura de las manifestaciones, mientras que otros 23 permanecen detenidos desde hace mes y medio.

Marianela Balvi, directora ejecutiva del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPISV), aludió por su parte las restricciones impuestas por el gobierno para la compra de papel periódico e insumos de prensa que han causado el fin de operaciones de 10 diarios.

En respuesta, el representante del gobierno de Venezuela, Luis Brito García, desestimó las denuncias planteadas ante la CIDH, tras realizar una apasionada defensa del clima que prevalece en este sector en Venezuela.

"No voy a contestar nada. Están en desacato y desprecio de las propias normas de esta Comisión. Ustedes no leen prensa. Ustedes no tienen derecho a estar planteando esto acá", sostuvo.

Brito García, quien se dijo "un comunicador con mayor notoriedad y éxito", cuestionó además las denuncias sobre la falta de libertad de prensa, al mostrar los diferentes medios impresos que aún continúan en circulación en Venezuela.

Germán Saltrón, representante de la cancillería venezolana, reconoció que el gobierno "suspendió" algunas de las páginas en internet, pero argumentó que se debió a que "tenían una campaña contra la moneda nacional".