Rehabilita justicia italiana a ex presidente del "banco vaticano"

La justicia italiana rehabilitó al ex presidente del "banco vaticano", Ettore Gotti Tedeschi, al archivar una investigación en su contra por supuesta violación de las normas anti-lavado de dinero.

El Tribunal Penal de Roma concedió la solicitud de los ministerios públicos Nello Rossi, Stefano Fava y Stefano Pesci para que quede sin efecto el proceso a Gotti, iniciado cuando él aún presidía el Consejo de Superintendencia del Instituto para las Obras de Religión (IOR).

La denuncia contra el presidente y otros directivos del IOR fue presentada tras las órdenes de transferencias en 2010 por un total de 23 millones de euros (una de 20 y la otra de tres), dinero que debía ser abonado a cuentas en JPMorgan Frankfurt y Banca del Fucino.

La procuraduría de la capital italiana ordenó congelar los fondos al presumir un intento de lavado de dinero e inició un proceso contra Gotti Tedeschi, el director del Instituto, Paolo Cipriani, y el vicedirector, Massimo Tulli.

Este y otros problemas internos en el "banco vaticano" llevaron en 2012 al Consejo de Superintendencia a destituir al presidente, cercano al Opus Dei y durante años máximo responsable del Banco Santander en Italia.

En una larga nota que comenta la solicitud de archivo del proceso contra Gotti, sus abogados precisaron quedó demostrado que él era "totalmente extraño" al "modus operandi" de la "dirigencia operativa" del instituto.

Agregaron que los "dirigentes operativos", es decir Cipriani y Tulli, tenían conciencia que no cumplían las normas anti-lavado de dinero y su incumplimiento era "todo menos esporádico".

De hecho, tanto el director como el vicedirector, renunciaron a sus puestos en junio de 2013 luego que la magistratura descubrió conversaciones suyas con el prelado Nunzio Scarano, que trabajaba en El Vaticano y estaba involucrado en operaciones fraudulentas.

"Por esta razón Ettore Gotti Tedeschi, después de un largo periodo de silencio y espera, encargó a los propios abogados, ahora que el caso se aclaró por una inatacable investigación de la magistratura italiana, de tomar una serie de iniciativas en sede judicial", indicó la nota.

"Para reaccionar así a los numerosos ataques mediáticos encaminados a denigrar la propia figura humana y profesional, estando decidido a demostrar también por vías judiciales lo infundado de las acusaciones que le lanzaron los consejeros al momento de su destitución", añadió.