Opositor demandado por Correa pide cumplir medidas de la CIDH

El dirigente opositor ecuatoriano, Cléver Jiménez, quien tiene orden de arresto por injuriar al presidente Rafael Correa, dijo hoy que las medidas cautelares de la CIDH a su favor deben acatarse.

Consideró que debe darse "acatamiento inmediato" a las medidas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a su favor, porque "los tratados internacionales están por encima de la Constitución".

El mandatario ecuatoriano aseguró esta semana que la instancia hemisférica carece de atribución para "revertir una sentencia ejecutoriada" en un país "soberano" y calificó de "espurio" el dictamen de la CIDH.

Correa descartó además la posibilidad de conceder indulto al legislador opositor, de quien dijo "se jacta de su maldad, de su delito, que quiere hacer parecer a la víctima como victimario" para dejarlo así en la impunidad.

El viernes pasado, la justicia ecuatoriana dispuso la captura de Jiménez y de los activistas Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio, por el delito de injurias en contra de Correa, por lo que son buscados por la autoridad.

Los tres acusaron al mandatario de haber ordenado supuestamente la incursión armada al hospital de la Policía, donde permaneció por algunas horas, en la revuelta del 30 de septiembre de 2010, que dejó varios muertos y heridos.

Al fallar a favor de Correa, los tribunales condenaron a Jiménez y Villavicencio a 18 meses de prisión y a Figueroa a 180 días de arresto, así como al pago de una indemnización y disculpas públicas al gobernante.

"No tengo que pedir disculpas al presidente, él tiene que pedir disculpas al pueblo, por los atracos a los fondos públicos y los hechos del 30 de septiembre", dijo Jiménez en entrevista al portal Ecuadorenvivo.