Jóvenes africanos clave para lograr seguridad alimentaria: FAO

Lograr que más jóvenes africanos participen en la agricultura e impulsar el apoyo a las familias campesinas vulnerables de África será fundamental para mejorar la seguridad alimentaria y el bienestar económico de esa región, señaló hoy la FAO.

La escasez de agua y los conflictos son otros de los desafíos para la seguridad alimentaria en esa región, advirtió el director general de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), José Graziano da Silva.

El dirigente del organismo realizó sus declaraciones durante la Conferencia Regional para África de la FAO, que se desarrolla en Túnez del 24 al 28 de marzo, con la participación de ministros de Agricultura y funcionarios públicos de sus Estados miembros.

Pese a los problemas que enfrenta África, Graziano da Silva se mostró confiado en que esa región podrá "alcanzar la paz, la estabilidad y la seguridad alimentaria" en el futuro.

"La tasa de crecimiento económico de la región está por encima de la media mundial y la mayoría de las economías de más rápido crecimiento en el mundo se encuentran en África", indicó el funcionario de la FAO.

Consideró que "el desafío es traducir ese crecimiento en inclusión social. La agricultura, el desarrollo rural y los jóvenes pueden hacer que esto suceda".

Según un comunicado del discurso de Graziano da Silva, los vínculos entre juventud, agroindustria y desarrollo rural son una de las prioridades en la agenda de la conferencia.

El funcionario de la FAO recordó que África es la región más joven del mundo, con más de la mitad de su población con menos de 25 años de edad.

Destacó que "cada año, 11 millones de personas entran en el mercado laboral (en África). Pero los salarios en el sector rural son bajos, hay mucho trabajo informal, la agricultura no es considerada atractiva por muchos jóvenes (...) y no siempre hay protección social disponible para las familias rurales en situación difícil".

En un informe presentado en la conferencia se alertó que el impresionante crecimiento en algunos países de África en la última década no se ha traducido de forma generalizada en empleo o ingresos para los jóvenes.

La FAO hizo un llamado a favor de una mayor inversión pública y privada en el sector agroalimentario, la agroindustria y los servicios relacionados con el mercado para atraer y mantener a los trabajadores jóvenes, crear más empleo e impulsar el desarrollo del sector agrícola.

Se prevé que durante el cónclave Graziano da Silva firme acuerdos para liberar los primeros fondos para programas y planes de acción en seis países apoyados por el Fondo Fiduciario (República Centroafricana, Etiopía, Malawi, Malí, Níger y Sudán del Sur).

Según la FAO, alrededor de 60 países en desarrollo de todo el mundo han alcanzado ya la meta de reducción del hambre señalada en el Objetivo de Desarrollo del Milenio número uno: reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre crónica entre 1990 y 2015.

Los países africanos que han alcanzado esa meta son: Angola, Benín, Camerún, Egipto, Ghana, Djibouti, Libia, Malawi, Níger, Nigeria, Santo Tomé y Príncipe, Sudáfrica, Togo y Túnez.