Fustigan jóvenes artistas cubanos deficiencias de la televisión

Jóvenes intelectuales cubanos criticaron la programación de la televisión estatal y afirmaron que debe cambiar "por el bien de sus audiencias y su prestigio público", señaló el sitio digital de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

Los creadores de varias provincias cubanas, miembros de la "Asociación Hermanos Saíz", analizaron el tema en un reciente intercambio con la presidencia del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

Una reseña de esa reunión fue publicada por la web de la UPEC con el título "TV Cubana: Cambiar lo que deba ser cambiado".

La nota señaló que en Cuba se carece de un espectáculo informativo que "seduzca a las audiencias", la información se aborda "de manera fría", con una fotografía siempre convencional y a menudo los noticieros transmiten "hechos intrascendentes".

Indicó que aunque en los últimos años se incorporaron nuevos canales, se amplió la programación y se hicieron cambios en cuanto a diseño, este medio sigue siendo objeto de fuertes críticas por parte de la población cubana, sean especialistas o no.

Fabio Fernández Kisell, Director de Programación y Contenidos de la TVC, explicó que "los problemas que este medio tiene están muy vinculados a que su desarrollo no ha sido programado, sino que ha respondido a determinadas urgencias y esto no ha permitido organizar bien un concepto de programación".

En su opinión, "otro inconveniente es que aproximadamente un 68 por ciento de la programación que se transmite es extranjera y alrededor del 40 por ciento de las propuestas de su canal principal, Cubavisión, tienen más de 10 años".

De acuerdo con el criterio de los participantes, el Noticiero Nacional de Televisión debe ser conducido por locutores o periodistas "menos rígidos, dinámicos", que comenten las noticias y sean capaces de dialogar ante las cámaras en un momento de dificultad o falla técnica.

Entre otras críticas pidieron evitar colocar en la Emisión Estelar (nocturna) materiales que carezcan de alto valor periodístico, no repetir las mismas noticias en cada espacio, abordarlas de manera diferente y reducir el tiempo del noticiero del cierre.

Los dramatizados también fueron vapuleados y se abogó porque sean más creíbles, verosímiles y que representen mejor los grupos sociales y realidades, porque el público exige los habituales enredos, intrigas, el triunfo del amor, pero también "un acercamiento a nuestro contexto".

El vicepresidente del ICRT, Omar Olázabal, explicó que "la televisión tiene sobre ella 12 millones de miradas y es el medio que más está en la palestra pública. Tenemos que respetar todos los públicos porque la TVC entra sin permiso a los hogares".

A su juicio, "lo primero que hay que hacer y que ya se está implementando es descentralizarla, no dirigirla desde un buró, y darle ciertas autonomías a los creadores y directivos de cada canal".

Desde hace años, analistas señalan que, ante la pérdida de interés del público en muchos hogares, la televisión local es suplantada por los "paquetes" o "combos" de series, películas y "reality shows".

Con la ampliación del trabajo por cuenta propia (privado) en La Habana y otras ciudades han proliferado los puestos de venta de DVDs, con programas grabados de la programación satelital ilegal.

Uno de estos puestos visitados por Notimex exhibía atractivos anuncios sobre el último DVD de series o novelas como Homeland, El Mexicano, Santa Diabla, Lo que la vida me robó, Caso Cerrado y telenovelas surcoreanas, las más novedosas para el público isleño.