Censura Correa medidas de la CIDH sobre fallos judiciales

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, censuró hoy el papel de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al dictar medidas cautelares a favor del legislador ecuatoriano, Cléver Jiménez, acusado de injuriar al mandatario.

"Un grupo de burócratas sin atribución ordenan (a Ecuador) que revierta una sentencia ejecutoriada. En un país soberano eso es inaudito. El dictamen de la Comisión es espurio", dijo Correa.

El mandatario aludió a una orden emitida el viernes pasado por la justicia ecuatoriana de capturar al legislador opositor y los activistas Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio, por el delito de injurias en contra del presidente.

Jiménez, Villavicencio y Figueroa, acusaron a Correa de haber ordenado supuestamente la incursión armada al hospital de la Policía, donde estuvo retenido, en la revuelta del 30 de septiembre de 2010, que dejó varios muertos y heridos.

Al fallar una contrademanda interpuesta por el jefe de Estado, los tribunales condenaron a Jiménez y Villavicencio a 18 meses de prisión y a Figueroa a 180 días de arresto, por lo que son buscados por las autoridades.

Correa afirmó este martes que la CIDH cree que "una denuncia penal acusando al Presidente de criminal de lesa humanidad con mala fe y falseando los hechos, es libertad de expresión. A otros con esos cuentos", dijo.

Correa añadió que las medidas cautelares para evitar la captura del legislador opositor Jiménez, sentenciado por injurias en contra de Correa, es un paso más para la desacreditación del sistema interamericano.

Correa reiteró que "por ningún lado (la CIDH) tiene atribuciones para dictar medidas cautelares a favor de Cléver Jiménez, pero si las tuviera, es el colmo que trate de revertir la sentencia ejecutoriada de un país soberano".