Chile ganó sede de la Copa del Mundo 1962 a Argentina y Alemania

Chile fue elegido como país sede de la Copa del Mundo de 1962 durante el Congreso de la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) efectuado en Lisboa, Portugal, el 10 de junio de 1956.

Tres países presentaron su candidatura para organizar la séptima edición de la máxima fiesta del balompié: Alemania Federal, Argentina y Chile, aunque la postulación germana fue desechada por considerarse inconveniente que hubiera tres mundiales consecutivos en Europa, luego de los realizados en Suiza 1954 y Suecia 1958.

El día de la votación, el representante de Argentina aseveró al final de su presentación: "Podemos hacer el Mundial mañana mismo, lo tenemos todo"; Carlos Dittborn, presidente de la Federación Chilena, cerró su exposición con una frase que hasta la fecha se recuerda: "Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo".

Instantes después, los andinos recibieron apoyo de 32 delegados, los pamperos 10 y 14 votaron en blanco. Pese al triunfo claro en el total de votos recibidos, la decisión fue muy criticada y controversial en el orbe futbolístico internacional, en especial en Italia, pero ahí empezó la alternancia de sedes entre Europa y América.