El sufragio efectivo bautizó a Fuleco, la mascota de Brasil 2014

La propuesta de bautizar democráticamente a la mascota de la Copa del Mundo 2014 respondió a los aires de libertad ciudadana recobrados en Brasil, luego de más de dos décadas de un ciclo militar golpista, bajo la presidencia de dos mariscales y tres generales.

La fase castrense empezó hace medio siglo, el 1 de abril de 1964, prolongándose hasta el 21 de abril de 1985 y, al referirse a tan señalado fenómeno, la publicista Letizia Cláudia Farías confirma que el nombre de "Fuleco" fue resultado de un plebiscito democrático, en el cual -cerrado en noviembre de 2013- participaron 1.1 millones de brasileños.

"Ese gran público -añade la mercadóloga- bautizó a la mascota participando en la elección final de tres nombres, reforzado por las opiniones de un jurado formado por el futbolista campeón mundial de 1994, Roberto Gama 'Bebeto', el cantante Arlindo Cruz, los conductores Thalita Rebouças y Roberto Duailibi, y la modelo y actriz Fernanda Santos".

"Fuleco", término que combina futbol y ecología, recibió el 48 por ciento de sufragios efectivos y fue el más respaldado de los tres finalistas para denominar a un armadillo de las florestas de Brasil, por delante de "Zuzeco" (31 por ciento), palabra que surge de azul y ecología, y de "Amijubi" (21), que une amistad y júbilo, finalmente rechazados por los cinco sinodales.

Los organizadores de la Copa del Mundo de Brasil analizaron cerca de 450 nombres propuestos para designar a la mascota y escogieron finalmente las tres opciones que se mantuvieron hasta el final, pese al descontento expresado por una parte de la afición.

La mascota es un tatú o armadillo de tres bandas (su nombre científico es Tolypeutes tricinctus), especie en peligro de extinción conocida por su capacidad de protegerse en un caparazón esférico que, según sus inventores, recuerda a un balón de futbol.

Desde la presentación oficial de la mascota, ésta fue ganando popularidad, ya que los datos de una encuesta de seguimiento de marca encargada por la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) reflejaron que el 89 por ciento obtuvo una puntuación de 7.3 sobre 10 como personaje simpático.

Los encuestados asociaron la mascota con la naturaleza, la pasión de los brasileños por el futbol y un carácter amigable, lo que respaldó el objetivo de la Copa Mundial FIFA 2014, de destacar la importancia del medio ambiente y la ecología.

Se argumentó que los resultados del estudio de opinión de la FIFA realizado en Brasil en 2012, confirmaron el valor que otorgan los aficionados brasileños a la sustentabilidad y al medio ambiente, ya que más del 90 por ciento opinó que el evento debe ser respetuoso con ambos.

"Como especie en peligro de extinción -consideraron la FIFA y el Comité Organizador- la mascota puede desempeñar un papel determinante a la hora de promover la conciencia ambiental y motivar al público a respetar el medio ambiente".

La entidad deportiva mundial y los organizadores presentaron oficialmente como mascota a su armadillo en el programa semanal de variedades "Fantástico", transmitido por "TV Globo".

El padrino del animalito -por llamarlo de alguna manera- fue Ronaldo Luiz Nazario de Lima, delantero que causó sensación desde su surgimiento en el equipo Cruzeiro de Belo Horizonte en 1994, y luego en el PSV Eindhoven de Holanda, de donde pasó al Barcelona para su consagración definitiva.

No obstante su fracaso en la Copa del Mundo Francia 1998, Ronaldo logró recuperarse para actuar extraordinariamente en Corea-Japón 2002 y en Alemania 2006, convirtiéndose, tras su retiro de las canchas en 2012, en la máxima leyenda viva del futbol brasileño contemporáneo.

"Me siento feliz al dar la bienvenida a 'Fuleco', miembro importante del equipo brasileño de 2014 -dijo Ronaldo, integrante del Consejo de Administración del Comité Organizador de la Copa FIFA de Brasil-, nuestro ilustre embajador durante los próximos cuatro años".

Las presentaciones continuaron en otras ciudades del país sudamericano, a manera de visitas oficiales como ocurrió en la playa de Boa Viagem de Recife, donde México enfrentará a Croacia el próximo 23 junio.

Ahí se repartieron 2014 balones azules como el caparazón azul del armadillo, mientras en Sao Paulo, con un grupo de invitados especiales como testigos, se estrenó la canción "Tatu Bom de Bola", interpretada por Arlindo Cruz, astro musical de moda.

La FIFA y el Comité Organizador presidido por Ronaldo de Lima eligieron el diseño definitivo de la mascota tras examinar las propuestas de seis agencias brasileñas de diseño, mercadotecnia y publicidad, en una de las cuales trabaja Letizia Cláudia Farías.

Éstas tomaron en cuenta diversos factores en el análisis de mercado y algunos estudios entre niños brasileños de 5 a 12 años antes de optar por el armadillo, creado por la agencia "100% Design".

"Fuleco" se unió así al grupo de mascotas mundialistas, al seguir los pasos de "Zakumi" en Sudáfrica 2010; "Goleo" en Alemania 2006 y nueve más, cuya presencia se remonta al león "Willie" del Mundial de 1966 en Inglaterra.

Según Farías, las mascotas son importantes elementos visuales de las Copas del Mundo, que ofrecen a la FIFA y a otras partes interesadas el reconocimiento inconfundible de la marca en campañas promocionales.

"Fuleco" y sus antecesores -dice la publicista- han sido y serán siempre imprescindibles ante la mercadotecnia y la comercialización, que resultan imperativos inevitables en eventos de este calibre y envergadura".