Debate Senado de Argentina acuerdo millonario con Repsol

El Senado de Argentina debatirá este miércoles el acuerdo a través del cual el gobierno indemnizará con cinco mil millones de dólares a la empresa española Repsol por la expropiación de la petrolera YPF.

Pese a que la mayoría de la oposición ya anticipó su voto en contra, el oficialismo prevé que el convenio será aprobado por 40 de los 72 senadores que deben participar en la sesión plenaria.

Si el acuerdo efectivamente se aprueba, pasará entonces para su discusión y ratificación en la Cámara de Diputados, pero debe ser promulgado a más tardar a principios de mayo porque así se comprometió el gobierno argentino con la firma española.

El mes pasado la empresa Repsol aceptó un pago de cinco mil millones de dólares, a cubrir en bonos hasta el año 2033, por la expropiación de YPF decretada a principios de 2012.

YPF fue la firma estatal de hidrocarburos de Argentina desde 1922 hasta 1992, año en el que se privatizó y se convirtió en una sociedad anónima, aunque fue hasta 1999 que el español Grupo Repsol compró casi la totalidad de las acciones.

Durante la década de gestión española, Repsol YPF pasó de representar el 60 al 30 por ciento del mercado energético argentino por la abrupta baja de su producción, pese a las millonarias ganancias que obtuvo.

Entre 1999 y 2011, la empresa ganó utilidades por 16 mil 450 millones de dólares, de los cuales se quedó con 13 mil 246 millones de dólares, mientras que la producción de petróleo se derrumbó en un 54 por ciento y la de gas, en un 57 por ciento.

En una política que el gobierno argentino calificó como "de virtual vaciamiento", las importaciones de combustibles fueron creciendo hasta que en 2011, por primera vez en 17 años, Argentina importó más energéticos de los que exportaba.

Ante ese panorama, Fernández de Kirchner expropió en abril del 2012 el 51 por ciento de las acciones que Repsol poseía en YPF, lo que marcó el inicio de un largo conflicto bilateral entre Argentina y España, el cual concluyó en febrero luego de arduas negociaciones.

El gobierno mexicano fue clave en el acuerdo, ya que impulsó las negociaciones gracias a que la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) posee acciones en Repsol y puede convertirse en un socio estratégico para la explotación de hidrocarburos en Argentina.