Cuestiona CIDH plan para regularizar extranjeros en Dominicana

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cuestionó hoy el plan de "regularización" de extranjeros del gobierno de República Dominicana, por su impacto desproporcionado sobre los hijos de inmigrantes haitianos.

En una audiencia sobre la situación de los dominicanos de ascendencia haitiana, la CIDH criticó también la respuesta inicial del gobierno dominicano a las recomendaciones de un reporte preliminar, contraria al sentido de lo solicitado.

"La forma como está diseñado el plan en realidad está afectando a personas que han tenido la nacionalidad dominicana, ése es el problema", dijo el comisionado Felipe González.

El jurista chileno hizo notar que bajo ese plan, lo que se busca es incorporar al proceso de regularización "a personas que ya tienen la nacionalidad, ése es el problema central", insistió.

Al hablar en una audiencia temática sobre esta situación, González se dijo preocupado por la integración de un llamado libro de extranjeros, donde a decir de peticionarios, el gobierno ha incluido a ciudadanos dominicanos de padres haitianos.

"Ese también es un problema", cuestionó González a los representantes del gobierno dominicano, encabezados por Rhadys Abreu de Polanco, encargada del Departamento de Derechos Humanos del Ministerio de Relaciones Exteriores dominicano.

Por su parte la comisionada Rosa María Olguín cuestionó al Estado dominicano por la decisión de no facilitar la salida de Juliana Deguis Pierre, a pesar de que cuenta con una visa humanitaria especial otorgada por el gobierno de Estados Unidos.

Deguis Pierre estaba incluida en la lista de testigos a comparecer en la audiencia de este día, celebrada en la sede de la CIDH, en donde fue representada por dos de sus abogados.

La discusión del tema fue motivada por un fallo del Tribunal Constitucional dominicano, que despojaría de manera retroactiva de su nacionalidad a miles de dominicanos de origen haitiano.

En octubre pasado, la CIDH dijo que la decisión contraría todos los pronunciamientos contenidos en un informe preliminar derivado de una visita "in situ", y viola las obligaciones internacionales del Estado en materia de derechos humanos.

La sentencia del tribunal modificó de manera retroactiva la normativa vigente con respecto a los ciudadanos dominicanos nacidos de padres extranjeros, y que había estado vigente en el país de 1929 a 2010.

El fallo se refirió al caso de Juliana Deguis, quien nació en República Dominicana de padres haitianos, y fue registrada como dominicana al nacer.

Pese a ello el tribunal determinó que ésta no cumplía con los requisitos para ser registrada como dominicana, y que dicha interpretación debería aplicarse en forma retroactiva, despojándola de su nacionalidad.

Adicionalmente, el tribunal instruyó a las autoridades realizar una auditoría de los registros de nacimientos desde el 21 de junio de 1929 hasta la fecha, a fin de identificar casos similares y despojar también a estas personas de su nacionalidad dominicana.