Tribunal Superior optimiza trabajo con mejores prácticas

Con modelos como el de Finlandia, donde se privilegia la justicia uniinstancial, es decir, en un solo nivel y sin apelación, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) ha abatido hasta 50 por ciento el trabajo en sus salas civiles, afirmó su titular Edgar Elías Azar.

El magistrado presidente del TSJDF indicó que es preocupación mundial reducir el costo y el tiempo para resolver los conflictos jurídicos, y nada mejor que tomar las mejores prácticas en este sentido, que se intentan en cualquier parte del mundo.

En la presentación del libro Segunda jornada sobre tendencias de actualidad en los sistemas jurídicos de México y Finlandia, agregó que el derecho es arma poderosa contra el caos, la confusión y el atropello premioso, por lo que debe mantenerse como delicado instrumento de precisión.

El libro recoge la visión de siete juristas de ambos países sobre la evolución y transformación de los marcos jurídicos de ambas naciones, expuso el magistrado, y destacó que contiene valiosos elementos de dos realidades y su relación con el orden jurídico internacional.

Ante la embajadora de Finlandia en México, Anne Lammila, Elías Azar señaló que si bien ambos países son lejanos geográficamente, son cercanos en el empeño de encontrar nuevas soluciones legales que demandan acuciantes problemas jurídicos.

La diplomática reconoció, a su vez, que el trabajo arduo de las dos naciones contribuye a su crecimiento y al de sus sociedades.

Comentó que la obra se revela gran interés respecto a la transformación y evolución de los marcos jurídicos de los dos países frente a nuevas realidades, como el fortalecimiento de los derechos humanos.

En entrevista posterior, la embajadora expuso que en su país, al igual que en la mayoría de las naciones, se intenta ahorrar y hacer que la justicia sea más eficaz, porque que se gasta mucho dinero en analizar y resolver el mismo asunto en diferentes instancias.

Explicó que en Finlandia los asuntos judiciales más comunes se resuelven en una sola instancia para no gastar de más en otros niveles sobre el mismo caso.

El magistrado Elías Azar dijo que precisamente copiando el modelo finlandés "hemos hecho nosotros ya inapelables algunas resoluciones, se ha modernizado la justicia civil y la justicia mercantil, y como dice la señora embajadora, se han hecho uniinstanciales".

Gracias a ello, indicó, "hemos logrado abatir cerca del 50 por ciento del trabajo judicial de las Salas Civiles al hacer inapelables muchísimos asuntos de bajo nivel económico, que hacían muchísimo más costoso operarlo que lo que se estaba reclamando en el juicio.

Esto es parte de una importante desregulación procesal que se emprende en todo el país, paralela con la instrucción de otros cambios como la reforma en materia penal.

Sobre esta última, insistió en su demanda de que los jueces que sean incapaces de adaptarse a los nuevos procedimientos o cambiar una mentalidad muy arraigada, puedan ser sustituidos sin mayores problemas, aunque aclaró que se trata de una minoría.

"El juez que se encierra en un cuarto, el que dicta sus sentencias escondido, el que no le vea los ojos a quien va a sentenciar, ese es el juez que ya no queremos en México, ya no lo queremos en ninguna parte del país", expresó.

El nuevo juez, dijo, debe enfrentarse a la persona a que está juzgando, y le dé una explicación que entienda, que la persona a la que está juzgando conozca a su juez, que tenga un mayor contacto y más sensibilidad con el tema de justicia", concluyó.