Partidos coinciden en seguir construyendo acuerdos

El presidente nacional del PRI, César Camacho, y Gustavo Madero, líder del PAN con licencia para buscar la reelección, se pronunciaron por seguir construyendo acuerdos como lo hicieron en el Pacto por México.

Durante su participación en el lanzamiento del capítulo México del Instituto Aspen, Camacho Quiroz señaló que no sólo como político sino como mexicano desea que la actitud pactista que tiene por encima México no se pierda, sino que se acreciente.

Sin embargo, estimó que si eventualmente el Pacto por México dejara de existir, lo que se debería hacer es un pacto por evento o por asunto, pues "lo que importa es tener la voluntad pactista, mantener la voluntad para consensuar".

El dirigente priista advirtió que no es momento de poner a temblar los acuerdos y que no se advierte ningún riesgo en la implementación, porque no hay modo, pues las reformas en las leyes secundarias -sostuvo- son hasta más importantes que las propias modificaciones constitucionales.

Adelantó que en breve se dará de parte del Ejecutivo la reforma en telecomunicaciones y competencia económica y en radiodifusión.

El líder priista anunció que también en breve anunciarían los grandes trazos de la reforma política--electoral desde el ángulo visual del PRI.

Por otro lado, Camacho Quiroz recalcó vía Twitter que "seguiremos buscando consensos, pero tan legitimador como el consenso, es la mayoría".

En otro tuit destacó que "El @PactoPorMx es 'pacto por evento', y el @PRI_Nacional refrenda su convicción democrática y su disposición a pactar siempre.

En tanto, ante académicos, empresarios y académicos, Gustavo Madero destacó que el pacto no está muerto y se encuentra en una fase de interrupción, en un momento de "pactos interruptus", y que el reto es llevar hasta las últimas consecuencias lo aprobado en ese mecanismo.

Advirtió que los riesgos graves serían que no se implemente adecuadamente de manera administrativa, o que las leyes secundarias no respeten el espíritu de transformación.

En cuanto a la reforma en telecomunicaciones, opinó que si se manda al Senado con modificaciones se trataría de una "deslegitimación y violación de los acuerdos en los aspectos contenidos en la reforma de telecomunicaciones del año pasado".