Utiliza policía taiwanesa cañones de agua para disolver protesta

La policía taiwanesa utilizó hoy cañones de agua a presión para poner fin a la ocupación de edificios gubernamentales por parte de cientos de manifestantes opuestos a un acuerdo de libre comercio firmado con China.

En torno a un millar de policías fueron desplegados la madrugada del lunes junto a los edificios gubernamentales tomados por los manifestantes, que también ocupan el Parlamento desde hace una semana.

Al menos 120 personas resultaron heridas en la operación policial lanzada este lunes y en la que se utilizó dos cañones de agua a presión, según la televisión local TVBS.

Los manifestantes, que exigen la suspensión de los acuerdos, acusan al partido en el gobierno, el Kuomintang, de lograr un pacto comercial con China desventajoso para la isla, cuya población es sensible a la emergencia económica y militar de Pekín.

El texto, discutido el pasado lunes en la Cámara, prevé la reducción de las tarifas aduaneras, así como la apertura a la inversión de decenas de sectores para las empresas de China y Taiwán en ambos lados del estrecho.