Desacato colombiano a CIDH tendrá efectos en la región: experto

La decisión de Colombia de ignorar medidas cautelares del sistema interamericano de Derechos Humanos a favor del destituido alcalde Gustavo Petro tendrá efectos en la región, afirmó en Quito un experto en el tema.

El ex funcionario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Juan Pablo Albán, dijo este domingo al diario ecuatoriano El Comercio que el desacato colombiano puede tener efectos para el apoyo que le dan ciertos países al sistema.

"Si los pocos países que se adhieren al mecanismo y lo respetan hoy toman distancia, el resto se va a sentir autorizado para descalificar a la CIDH", sostuvo el experto en la entrevista que publicó el periódico en su portal digital.

En cumplimiento a la Constitución, el presidente, Juan Manuel Santos, decidió esta semana primar la institucionalidad colombiana, por encima de las medidas de la CIDH, al acoger los fallos que ordenaron destituir al alcalde de Bogotá.

El ex integrante de la antigua guerrilla del M-19, fue sancionado por la Procuraduría General de la Nación, luego de acusarlo de "faltas graves" en la aplicación del plan de aseo para la ciudad, que colocaron a la urbe en riesgo sanitario.

Tras una serie de recursos interpuestos por los abogados del destituido alcalde, el Consejo de Estado acogió el fallo del Ministerio Público en contra de Petro, providencia que fue acatada el miércoles por el jefe de Estado colombiano.

Según juristas, con la decisión de Santos, se evitaron efectos "inimaginables" por la lluvia de demandas que se habrían desencadenado por parte de quienes han sido destituidos y podrían reclamar el mismo trato ante la CIDH.

"Si hay un país donde estas (medidas cautelares) salvaron vidas y garantizaron los derechos es Colombia. Por eso si empiezan a adoptar estas posturas de resistencia, empezaremos a presenciar el comienzo del fin", sostuvo Albán.

Consideró que la Comisión "está debilitada en este momento", situación que a su juicio se extiende a la Organización de Estados Americanos (OEA), por su postura frente a la crisis política que vive Venezuela, tras las protestas sociales.

"Ese es un mal síntoma que evidencia el resquebrajamiento de la autoridad política de la OEA. La fragmentación que tiene su Consejo Permanente muestra la desaparición de sus valores de solidaridad y espíritu democrático" dijo.