Paco León compite en Festival de Málaga con "Carmina y amén"

Satisfecho de haber hecho la película que quería, el cineasta sevillano Paco León presentó en Málaga "Carmina y amén", película protagonizada por su madre, Carmina Barrios, con la que compite en la sección oficial del festival.

"La idea es cerrar un díptico y el título se eligió para dejarlo claro. Me he quedado satisfecho", dijo acompañado de su madre y de su hermana María León, quien también participa en la película, segunda parte de "Carmina o revienta".

"Estoy emocionado, es una película que he hecho con mucho corazón y con trabajo", dijo.

En rueda de prensa, aseguró que su labor como director de cine "es una actividad extraescolar, yo lo que soy es cómico, pero creo que repetiré".

Paco León Barrios manifestó estar "encantadísimo" de volver a Málaga tras una experiencia "muy emocionante" con su anterior película y con unas expectativas "altísimas" con la actual. "Málaga era imprescindible, estaba decidido", anotó.

Aseguró que su inspiración arranca desde "lo más cercano y agregó que "estamos deseando que el público la vea y que pase todo lo que tiene que pasar".

Carmina Barrios, la madre, haciendo bromas en todo momento, aseguró que por esta película sí le pagaron "y muy bien", aunque aclaró esta segunda fue más difícil, porque hay mucha ficción y había guión.

"Me lo he pasado muy bien y también muy mal porque hay escenas muy duras y yo las he vivido, pero he hecho todo lo que me ha dicho Paco".

María León, por su parte, expresó que "como actriz ha sido un viaje maravilloso. Mi personaje va creciendo y acarminando. Es un proceso como actriz muy chulo y muy raro. Ha sido un aprendizaje enorme trabajar de nuevo con Carmina".

"Carmina y amén" se rodó íntegramente en localizaciones de Sevilla bajo la producción de Andy Joke, Telecinco Cinema y Canal Plus.

En el filme, tras la súbita muerte de su marido, Carmina convence a su hija María de no dar parte de la defunción hasta pasados dos días y así cobrar la paga doble que él tenía pendiente.

Durante esos dos días esconden el cadáver y disimulan su duelo en la cotidianidad de un bloque de pisos de un barrio de Sevilla.