Deja cuatro muertos tiroteo en un banco del sur de Israel

Un hombre armado irrumpió hoy en un banco de la ciudad de Be'er Sheva, al sur de Tel Aviv, tomando a varias personas como rehenes, matando a cuatro de ellas e hiriendo a otra durante un tiroteo con la policía antes de quitarse la vida.

El individuo, un judío de unos 40 años de edad, mantuvo a una mujer como rehén durante el tiroteo con los agentes policiacos, pero finalmente la liberó antes de dispararse un tiro, según el diario israelí Haaretz.

La policía investiga la posibilidad de que el agresor haya cometido el ataque después de una disputa con la gerencia del banco sobre un crédito.

Según las primeras investigaciones, el hombre, que sirvió en el pasado como policía de fronteras, tuvo recientemente un enfrentamiento verbal con el responsable de la sucursal bancaria porque le negó un crédito.

Este lunes, al introducir su tarjeta en un cajero descubrió que su cuenta había sido bloqueda, por lo que retornó a su casa para tomar un arma y regresar al banco.

El comisionado de la Policía, Yohanan Danino, aseguró que sólo una persona cometió el ataque en el banco, a diferencia de informes anteriores que hablaban de dos ladrones.

Poco antes, la radio del Ejército, que cita a varios de los rehenes que fueron liberados poco después, informó que dos hombres entraron esta mañana en la sucursal gritando "esto es un robo" y abriendo fuego de manera indiscriminada contra los clientes y trabajadores el banco.

Enseguida, uno de los asaltantes, ya acorralado sin posibilidad de escapar, mantuvo a punta de pistola a una mujer durante más de una hora, amenazando con matarla si alguien entraba en el banco.

Finalmente, el ladrón decidió liberar a la mujer y pegarse un tiro en la cabeza, mientras que su compañero, herido durante el tiroteo con la policía, fue trasladado al hospital de Soroka, en la misma ciudad.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó lo sucedido de "atentado" y "acto muy grave" sin precedentes en los últimos años de la historia del país.

"Lo que ha pasado hoy en Be'er Sheva es una gran tragedia, no debe volver a ocurrir y no volverá a suceder", dijo.