Advierten complicidad de poderes públicos venezolanos en represión

Una actuación cómplice de los poderes públicos con el Ejecutivo propicia excesos represivos por parte de los cuerpos policiales contra las protestas ciudadanas en Venezuela, denunció hoy el activista de derechos humanos Carlos Correa.

"Hay un correlato entre los discursos del Ejecutivo y las decisiones que se toman desde los tribunales", producto de una arquitectura legal creada para mantener al Poder Judicial sometido al gobierno, precisó Correa en diálogo con Notimex.

Correa, director de la organización no gubernamental (ONG) Espacio Público señaló que "hay muchísimos elementos y factores que indican que la independencia de los poderes no es real" en la actualidad en el quinto país productor mundial de petróleo.

El defensor de derechos humanos abundó al señalar que las decisiones que se han tomado últimamente contra ciudadanos que participan en protestas públicas en el país así lo demuestra", ya que "son decisiones expeditas, sin haber debido proceso ni defensa adecuada".

Correa señaló como ejemplo los procesos judiciales abiertos contra varios líderes de la oposición, tras ser acusados públicamente por voceros del gobierno de incurrir en supuestas actividades criminales durante las protestas de las últimas semanas.

Estas protestas, en 37 días han dejado un saldo de 32 muertos, mil 736 detenidos y cerca de 500 heridos, según las últimas cifras oficiales.

El gobierno, apoyado por los poderes públicos, ha denunciado que estas protestas tienen un fin "golpista" por parte de la "derecha" opositora.

Esta política, subrayó Correa, se corresponde con la actitud del gobierno de "criminalizar" y "descalificar" la protesta al presentarla como un acto de subversión, y lo que busca es legitimar las acciones represivas de los cuerpos policiales.

"Hay movilizaciones de calle que han sido absolutamente pacíficas, pero la respuesta hasta ahora a nivel del Estado ha sido una descalificación pública y la represión en algunas movilizaciones", recalcó el catedrático de la privada Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Correa lamentó que este accionar represivo ha creado un "círculo vicioso" en el que la represión genera más descontento y nuevas protestas que a su vez son reprimidas, algo que atribuyó a la "desinstitucionalización" de la autoridad.

Para romper con ese ciclo, el activista consideró que el gobierno debe dejar de criminalizar a sus adversarios, cesar la represión de las manifestaciones y establecer un "diálogo real" entre los actores políticos en pugna.