ISSSTE mantendrá prestaciones pese a falta de pagos, avalan diputados

La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad el dictamen que reforma el Artículo 25 de la Ley del ISSSTE, a fin de evitar que el instituto suspenda parcial o totalmente los seguros, prestaciones y servicios en caso de que alguna entidad incumpla cuotas, aportaciones y descuentos.

El dictamen fue aprobado por unanimidad y surge de una iniciativa que presentó en octubre de 2013 la diputada María Sanjuana Cerda Franco, de Nueva Alianza, el cual fue turnado a la colegisladora para su análisis y eventual aprobación.

El documento establece que "en caso de que alguna dependencia o entidad incumpla por más de seis meses en el entero de las cuotas, aportaciones y descuentos previstos por esta ley, el instituto estará obligado a hacer público el adeudo correspondiente".

Esta reforma precisa que "en ningún caso" el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) "podrá suspender, parcial o totalmente, los seguros, prestaciones y servicios que está obligado a prestar".

Explica que la seguridad social es el principal instrumento que las sociedades han desarrollado para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y sus familias.

Asimismo, que el Estado es el responsable de garantizar los derechos de seguridad social e incorporar en su organización y financiamiento a los distintos actores sociales involucrados.

En el caso de los trabajadores al servicio del Estado, los derechos de seguridad social adquieren una connotación especial, dado que los patrones son directamente entidades y dependencias públicas que forman parte de la estructura administrativa estatal.

Al fundamentar el dictamen elaborado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social, la diputada Claudia Delgadillo González afirmó que es una propuesta que busca que el Estado mexicano garantice los derechos de seguridad social a través de las dependencias y entidades.

A nombre de la fracción del Partido Acción Nacional (PAN), Karina Labastida Sotelo destacó que con esta reforma se subsana una injusticia que coartaba el disfrute a la seguridad social como derecho fundamental, claramente definidos por las organizaciones de las Naciones Unidas (ONU) y Internacional del Trabajo (OIT).