Alcanza UE acuerdo para completar unión bancaria de zona euro

Las diferentes instituciones de la Unión Europea acordaron hoy la creación de un mecanismo único de resolución y liquidación de bancos, el último pilar pendiente de la futura unión bancaria con la que la zona del euro espera blindarse frente a nuevas crisis.

El compromiso, alcanzado tras más de 17 horas de negociaciones, deberá ser ratificado por los gobernantes de los Veintiocho durante la cumbre que celebran este jueves y mañana viernes en Bruselas.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, confió que ello contribuya para "fortalecer la confianza y la estabilidad en los mercados financieros, y ayudar a restaurar el crédito a la economía", según dijo en un comunicado.

Se ha acordado acompañar el mecanismo de resolución de un fondo de 55 mil millones de euros, financiado con aportaciones de las propias entidades.

Ese fondo estará operativo dentro de ocho años y permitirá cubrir los costes de eventuales quiebras de entidades problemáticas sin tener que recurrir al dinero de los contribuyentes.

El Parlamento Europeo (PE) ha logrado simplificar el proceso de toma de decisiones y disminuir el peso de los gobiernos nacionales con el fin de que la liquidación de un banco pueda ser decidida en el espacio de un fin de semana.

Los ministros europeos de Finanzas solo intervendrán en las decisiones en caso de discrepancias entre el Banco Central Europeo (BCE) y la CE.

"En el caso de bancarrotas de entidades transnacionales, eso funcionará con más eficiencia que una red de autoridades de resolución nacionales y ayudará a evitar riesgos de contagio", señaló en rueda de prensa el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

El alto funcionario reconoció que la arquitectura del mecanismo único de resolución "puede no ser perfecta", pero defendió que "cumplirá su principal objetivo", que es "permitir la liquidación rápida y efectiva de un banco transnacional en la zona del euro".

Los otros dos pilares de la unión bancaria consisten en el supervisor único de los bancos de la zona del euro, una función que será ejercida por el BCE a partir de noviembre, y el refuerzo de los sistemas nacionales de garantía de depósitos.