Preparan nueva incursión fronteriza a EUA para pedir asilo

Decenas de personas, entre ellas la mexicana Elvira Arellano, símbolo de la lucha contra las leyes migratorias de Estados Unidos, preparan una nueva incursión en la frontera mexicano-estadunidense para pedir asilo o visa humanitaria.

"Tengo miedo, pero no bajaré los brazos por estas leyes injustas que separan a familias", dijo este lunes Arellano, deportada al central estado mexicano de Michoacán hace siete años, luego de permanecer un año atrincherada en un templo de Chicago.

La nueva incursión a través de la fronteriza ciudad mexicana de Tijuana pretende llamar la atención de las autoridades estadunidenses sobre el fracturado sistema legal migratorio de este país, dijeron activistas en vísperas de la protesta.

"Vengo de nueva cuenta a recordarle al presidente (Barack) Obama que siendo senador por Illinois me ofreció su apoyo, y le quiero pedir que de nueva cuenta no me separe de mi hijo que es estadunidense", expresó Arellano, deportada con su hijo Saúl, de 15 años.

La víspera, unos 60 activistas se internaron por una garita fronteriza acompañados por manifestantes para pedir su arresto y asilo político o visa humanitaria por tener hijos nacidos en Estados Unidos.

En el grupo también participaron cuatro miembros de la comunidad gay homosexual LGTB.

Se estima que en la incursión este martes participen unas 150 personas, que hace unos diez días han estado solicitando el asilo político en una campaña denominada "Reforma 150" o "tráiganlos a casa".

Las movilizaciones fueron inicialmente convocadas por la Alianza Nacional de Inmigrantes NIYA y rápidamente fueron respaldadas por padres de familia y otros sectores.

El 10 de marzo un grupo de 35 "dreamers" solicitó asilo, y tres días más tarde también lo hicieron otros 35, en su mayoría hombres deportados que habían vivido muchos años en Estados Unidos.

Los "dreamers" son jóvenes que crecieron y estudiaron en Estados Unidos tras ser traídos por sus padres al país cuando eran niños.

Estados Unidos ha deportado a más de dos millones de inmigrantes indocumentados en los últimos cinco años.