Edwin Salas reflexiona en torno a las relaciones sin amor

Despecho, desamor, desesperación y frustración son algunos de los sentimientos que se desbordan en el espectáculo dancístico "The falling love", del coreógrafo Edwin Salas, que se presentó anoche en La Cantera, como parte de las actividades del XXX Festival Centro Histórico México, que se realiza del 12 al 23 de este mes.

La pieza, creada hace un año, mezcla títeres, danza y música en vivo, para dar cuenta de las emociones que se pueden experimentar al compartir la vida con alguien a quien no se ama.

El público que abarrotó el lugar, disfrutó de una innovadora obra abstracta protagonizada por Salas, quien completamente cubierto de negro, se mimetiza casi todo el tiempo en el escenario, para dar vida a una pareja de títeres artesanales, quienes muestran su historia de "amor".

"La idea surge tras pensar en qué triste es envejecer con alguien a quien realmente no amas, ya sea por cuestión de religión, de conveniencia o de comodidad", señaló a Notimex, Edwin Salas.

Luego de conquista, que es representada con caricias, una ofrenda de comida, un lavado de pies y la entrega de zapatos que el personaje principal, un títere de madera, le brinda a una bella marioneta, el rechazo y la frustración son evidentes en el escenario; la tensión y la fuerza de los movimientos muestran el odio que sienten los personajes por haber compartido sus vidas.

Posteriormente, la violencia se apodera del personaje principal, quien ataca a su pareja, hasta que le quita la máscara y muestra que los años han pasado, pues ahora es una anciana, al mismo tiempo se descubre envejecido, lo que lo llena de sufrimiento y furia, que lo llevan hasta el suicidio.

Al respecto, el también titiritero apuntó: "cuando muere el personaje, es un duelo, porque queda este ser negro, sin ese cuerpo que odiaba porque no le permitió que su alma fuera libre".

Con música en vivo a cargo de Mónica López Lau, quien entre otros instrumentos toca la flauta paetzold, "The falling love" tiene un poco de influencia de danza butoh e implica "quitarse el yo bailarín, yo 'performance' y darle toda la fuerza a las marionetas, ellos son el primer plano", dijo.

Con esta propuesta, Salas propone una reflexión sobre el tipo de relaciones que se viven sin amor, "no sólo de pareja, puede ser de distintos niveles como el laboral. Es salirte del lugar cómodo, de tu matrimonio, de lo que te da una seguridad y presencia social, pero hay que salirse si no te hace feliz".

El montaje de "The falling love" es posible gracias al apoyo de EProdanza, del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la compañía A Poc A Poco danza y a La Cantera, que apoyaron en la producción.