Ven claroscuros en interpretación de SCJN sobre derechos humanos

El especialista en derecho internacional Santiago Corcuera Cabezut expuso los claroscuros en la interpretación que realiza la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) a los tratados internacionales signados por México en materia de derechos humanos.

En el programa "Justicia Electoral a la Semana" que transmite el Canal Judicial, expuso que si bien la reforma de 2011 colocó a México en la ruta del cumplimiento de los tratados internacionales que respeten las garantías individuales, aún existen algunos artículos constitucionales y resoluciones de la corte que son regresivos a esos avances.

En ese sentido, consideró preocupante la resolución de la SCJN de que los estados carecen de facultades para legislar en materia de arraigo, porque ello sólo compete al Congreso de la Unión y para aplicación exclusiva en delitos vinculados con la delincuencia organizada.

El investigador y académico de la Universidad Iberoamericana recordó que el tema de la eliminación del arraigo en México debe concretarse, por lo que la Corte debe eliminar este tipo de "cáncer" que aún subsiste en el marco legal mexicano.

Como en el tema del arraigo, añadió, también hay otras resoluciones que preocupan por ser contrarias al espíritu de la reforma constitucional de 2011, que obliga a reconocer y respetar lo que señalan los tratados internacionales en materia de derechos humanos.

El también integrante del Comité sobre las Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó sobre debates en la SCJN que en su opinión han evidenciado posturas regresivas, con las que se busca desconocer el objeto de la reforma de 2011 y volver a un paradigma que permitiría la violación de derechos humanos reconocidos internacionalmente.

Corcuera Cabezut argumentó que dicha reforma modificó 11 artículos de la Constitución, entre los que destacan el relativo al Artículo 1, que reconoció la protección de los derechos fundamentales contenidos en la Carta Magna y en los tratados internacionales.

También la obligación de interpretar las normas de derechos humanos de conformidad con la Constitución y con los tratados internacionales y favorecer su más amplia protección y la obligación de todas las autoridades de respetar y garantizar los derechos humanos.

En este sentido, dijo que en caso de que la Corte siga interpretando contrario al espíritu de esa reforma en sus resoluciones, la vía será a través de reformas en el Congreso de la Unión para "extirpar los cánceres" que aún tiene el marco jurídico mexicano traducidos en artículos que son contrarios al respeto de los derechos humanos.

Dijo que se requiere una posición congruente con el objeto y texto de la reforma en materia de derechos humanos, evitando una interpretación restrictiva o regresiva, "de la decisión del máximo tribunal dependerá avanzar en la efectiva vigencia de los derechos fundamentales en México".

El experto afirmó que hay avances en temas como la sentencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso Rosendo Radilla, que socavan temas como el de los tribunales militares, que -dijo- deben estar integrados al Poder Judicial de la Federación, lo mismo que los laborales y administrativos.