Urge Corea del Sur al Norte a poner fin a las provocaciones

Corea del Sur urgió hoy a su vecino del Norte a que ponga fin a sus actos provocativos, refiriéndose al lanzamiento de misiles de corto alcance llevado a cabo ayer sábado, mientras desplegó una batería de misiles en el mar Amarillo.

En su exhortación al régimen del líder Kim Jong-un, el gobierno de Seúl insistió en llamar a Pyongyang a sentarse en la mesa de diálogo para resolver el problema del parque industrial de Kaesong, cerrado por el Norte el mes pasado en represalia contra el Sur.

"Es muy deplorable que Corea del Norte menosprecie nuestra propuesta sincera de diálogos y tergiverse la verdad, así como no ponga fin a sus actos provocativos, lanzando misiles de corto alcance", dijo Kim Hyung-suk, portavoz del Ministerio de Unificación.

Kim recalcó que Pyongyang debe aceptar la oferta de diálogos de Seúl si tiene una sincera voluntad de discutir el asunto de la retirada de los productos terminados y materias primas propiedad de las empresas surcoreanas que aún permanecen en el parque industrial.

El complejo industrial intercoreano, ubicado en la ciudad fronteriza de Kaesong, donde 123 empresas surcoreanas empleaban a 53 mil trabajadores norcoreanos, es el mayor símbolo de reconciliación entre los dos países en pugna.

No obstante, Corea del Sur ha desplegado este domingo una batería de misiles guiados de corto alcance en dos islas situadas en el mar Amarillo, próximas a la costa de Corea del Norte, en respuesta al lanzamiento de tres misiles guiados.

"Decenas de misiles Spike y sus lanzadores han sido desplegados de forma reciente en las islas de Baengnyeong y Yeonpyeong", confirmó un miembro del Estado Mayor Conjunto surcoreano, en declaraciones realizadas a la agencia de noticias Yonhap.

Corea del Sur mantiene el nivel de alerta ante posibles agresiones, especialmente desde la escalada de tensiones que se vivió en la zona a raíz de la prueba nuclear norcoreana de febrero.

El régimen de Pyongyang desplazó una batería de misiles a la costa este y amenazó con atacar objetivos de Estados Unidos y sus aliados en la región.

Además, declaró oficialmente el "estado de guerra" a Corea del Sur, aunque ambos países continúan técnicamente en guerra desde el conflicto registrado entre 1950 -53 y que se cerró con un armisticio en lugar de con un tratado de paz.