Seder busca garantizar que producción de mariscos sea de calidad

La Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) informó hoy que mantiene supervisión en granjas y centros acuícolas de producción en el estado, para garantizar productos de calidad que cumplan las normas de sanidad e inocuidad que marca la ley.

Indicó la dependencia que el consumo de pescados y mariscos en Jalisco tiene incremento significativo durante la Cuaresma, y el mercado del Mar de Zapopan es el segundo abastecedor más importante a nivel nacional, ya que además de suministrar productos en el estado, provee a San Luis Potosí, Querétaro, Zacatecas, Guanajuato y Tlaxcala.

Señaló que en Jalisco, las pesquerías más importantes en la costa cuentan con guachinango, pargo, jurel, pulpo, ostión, camarón atún, cabrilla, cazón, corvina, jaiba, lisa, robalo, sierra, tiburón, entre otras; mientras que en aguas interiores (presas y lagunas) la tilapia (mojarra) es la especie más aprovechada.

Agregó que en la producción acuícola estatal resalta el cultivo de tilapia, bagre, trucha, camarón y rana.

Subrayó que de acuerdo con la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca), en el ramo productivo primario, la acuacultura se mantiene como uno de los sectores más importantes de producción de alimentos de origen animal y uno de los pilares de la Cruzada Nacional contra el Hambre, que mantiene el gobierno de la República.

Resaltó que dada la importancia del consumo de pescados y mariscos, éste representa un buen porcentaje de las proteínas que se debe incluir en una dieta balanceada.

Puntualizó que las dietas ricas en pescado disminuyen la incidencia de obesidad gracias al bajo aporte calórico de este alimento.

Detalló que los especialistas de la salud recomiendan consumir cuando menos dos veces por semana algún tipo de pescado, por la cantidad de ácidos grasos de Omega3 que ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares.

Precisó que los pescados y mariscos proporcionan beneficios nutricionales, entre los que destacan el aporte proteínas de alta calidad, minerales como el calcio, hierro, yodo, zinc y fósforo, así como vitaminas A, D, E y complejo B.

Añadió que en la actualidad el consumo per cápita de pescados y mariscos en México, ronda los 10.5 kilos al año según datos del Consejo Mexicano de Promoción de los Productos Pesqueros y Acuícolas (Comepesca), comparado con los aproximadamente siete kilos consumidos en 2001.

Destacó que en los últimos años, el consumo de estos productos ha recuperado espacio en el paladar de los jaliscienses, sin embargo se necesita consumir aproximadamente 17 kilogramos para ingresar a la media internacional (FAO).

Recomendó que al momento de elegir el producto: la carne del pescado debe tener consistencia firme, las escamas deberán estar adheridas a la piel y sin desprendimiento, y los ojos deben estar brillantes y con la pupila oscura.

Además las agallas de color rojo brillante y sin sustancias viscosas, la cavidad abdominal debe estar limpia y sin víscera, el filete firme y húmedo, el corte bien definido y libre de espinas; y los mariscos un olor suave y fresco.

Afirmó que los que tengan concha deben estar completos y bien cerrados, y la coloración uniforme, sin manchas verdosas.