Argentina logró un "sospechoso" 6-0 a Perú en 1978

La Copa del Mundo Argentina 1978 tuvo luces y sombras porque marcó varios hitos en la historia del balompié por algunos brillantes partidos que se disputaron, pero también tuvo su parte oscura, como la sospechosa victoria que el anfitrión logró 6-0 sobre Perú.

Quedó en la memoria colectiva el aplastante triunfo de la "Albiceleste" en su último partido de segunda ronda en el estadio "Arroyito" de Rosario, donde estaban obligados a ganar por cuatro goles para acceder a la final, y lo hicieron por seis.

Brasil había superado 3-1 a Polonia y estaba cerca de la final ante Holanda, pues debía darse la goleada en el otro encuentro para quedar fuera y eso ocurrió, aunque el triunfo de los pamperos siempre estuvo rodeado de sospechas por supuestos sobornos a jugadores del cuadro inca.

Unas recaían de manera muy puntual sobre el arquero, el argentino nacionalizado peruano Ramón Quiroga, a quien se le criticó, pues en el quinto gol de los argentinos dicen que pudo haber hecho más; incluso la zaga peruana se veía excesivamente lenta en las marcas.