Lamenta ONU impunidad en ataques contra defensores humanitarios

La relatora especial de Naciones Unidas (ONU) sobre la situación de los defensores de derechos humanos, Margaret Sekaggya, lamentó la impunidad que impera sobre los ataques contra activistas.

Sekaggya, al presentar su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, señaló que los defensores de las garantías básicas y sus familias a menudo sufren amenazas e intimidación y son atacados, detenidos y torturados.

"Estoy muy preocupada porque estas pautas de comportamiento ponen en peligro la integridad física y psicológica de los defensores de los derechos humanos e impiden que hagan su trabajo", sostuvo.

"Además imponen un ambiente de miedo para el conjunto de la sociedad", consideró.

También indicó que desde que asumió el cargo en 2008, "el espacio que ocupan la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos se ha reducido de manera considerable".

En ese sentido, afirmó que la importante labor de los activistas es un trabajo de alto riesgo en muchos países.

La relatora lamentó que en los últimos años se hayan vuelto más sofisticadas las estrategias para silenciar a esos activistas, a través de medidas administrativas y judiciales que bloquean sus peticiones o las convierten en actos delictivos.