Acusan a Siria de "usar inanición de civiles como arma de guerra"

Amnistía Internacional (AI) acusó hoy al régimen sirio de "usar la inanición de los civiles como arma de guerra" en el campo de refugiados palestinos de Yarmouk, al sur de Damasco, que está bajo un "brutal" asedio de las tropas sirias.

En su informe "Exprimiendo la vida de Yarmouk: crímenes de guerra contra civiles asediados", publicado poco antes del tercer aniversario del conflicto en Siria, AI documenta el sufrimiento de civiles sirios y palestinos en esta zona, bajo asedio desde julio de 2013.

La organización denunció la muerte de casi 200 personas, sobre todo mujeres y niños, por falta de acceso a comida y equipamiento médico, de las cuales al menos 128 han muerto de inanición, debido al estrechamiento del cerco en ese campamento de refugiados.

"La vida en Yarmouk se ha convertido en insoportable para los desesperados civiles que se encuentran hambrientos y atrapados en un ciclo de sufrimiento sin posibilidad de escapar", dijo el director del programa de AI para Medio Oriente y el Norte de África, Philip Luther.

AI, con sede en Londres, denunció que las fuerzas del presidente Bashar al-Assad y sus aliados han realizado ataques contra escuelas, hospitales y una mezquita, a menudo refugio de personas desplazadas por el conflicto.

Según la organización de defensa de los derechos, al menos un 60 por ciento de los residentes en Yarmouk sufre de malnutrición, pues han pasado muchos meses sin comer, por lo que recurren a la carne de perros y gatos para subsistir.

"Las fuerzas sirias cometen crímenes de guerra al usar la inanición de los civiles como arma de guerra", dijo Luther, quien recordó que el campo de refugiados de Yarmouk no tiene electricidad desde abril de 2013.

La escasa ayuda humanitaria de las Naciones Unidas que ha podido llegar este año es insuficiente y "las muertes se acumulan en Yarmouk", indicó Luther.

"El sitio de Yarmouk representa un castigo colectivo a la población civil, que no se merece el sufrimiento que tiene que soportar. El régimen sirio debe poner fin a este cerco y permitir la entrada de las agencias humanitarias para que atiendan a los civiles", dijo.

Recordó que hay otras áreas civiles asediadas en Siria tanto por las fuerzas gubernamentales como por las de oposición, lo que está causando "un sufrimiento inconmensurable" a unas 250 mil personas.

En su informe, AI pidió que todos los sospechosos de crímenes de guerra o contra la humanidad en el país árabe sean llevados ante la justicia y denunciados ante la Corte Penal Internacional de La Haya.

La organización Save the Children también publicó un reporte en el que describe el desastre sanitario en Siria, donde un 60 por ciento de los hospitales ha quedado dañado o destruido y casi la mitad de sus médicos han huido del país desde que comenzó el conflicto hace tres años.

Indicó que recién nacidos mueren de frío en incubadoras hospitalarias por cortes de electricidad, doctores amputan extremidades para evitar que los pacientes mueran desangrados, además hay un rebrote en los casos de polio.

"El sistema sanitario sirio es ahora tan caótico que hemos escuchado historias de médicos usando ropa vieja como vendas y pacientes que optan por quedar inconscientes siendo golpeados con barras metálicas porque no hay anestésicos", dijo Save the Children.