Apoteótico el tributo sinfónico a Metallica

Satisfechos y orgullosos por el triunfo obtenido anoche en la ciudad de Querétaro, los integrantes de la orquesta Sinfónica de las Américas, fundada y dirigida por el maestro Reyes Venegas, ofrecieron esta tarde el primero de seis conciertos en el Polyforum Cultural Siqueiros.

Antes de dar inicio a la primera de tres presentaciones correspondientes a este día, a las que le seguirán otras tres mañana en el mismo escenario, Venegas condujo a los instrumentistas para realizar un ensayo general. Ante mil 200 sillas que horas más tarde serían ocupadas, la voz de Will llenó el espacio.

El vocalista interpretó algunas piezas emblemáticas de la banda de thrash metal, primero acompañado por una sección de la orquesta, y posteriormente con la dotación instrumental completa. De esa forma, metales, percusiones y cuerdas se reportaron a punto para complacer a los metaleros de esta capital.

Durante el ensayo general, al que Notimex tuvo acceso, se puso de manifiesto la depurada técnica interpretativa de los jóvenes integrantes de la Sinfónica de las Américas, institución fundada y dirigida en 2009 por el también productor de este tributo a la banda inscrita con letras de oro en el campo de la leyenda.

Enfundado en una playera oficial de la gira "Metallica... and symphony for all", que tiene en puerta actuaciones en Cuernavaca, Puebla, Zacatecas, San Luis Potosí y Ciudad Juárez, hasta completar una agenda de 10 ciudades de la República Mexicana, el maestro Reyes alzó la batuta para romper el silencio.

Luego, durante el breve espacio entre el ensayo general y el arranque formal de los conciertos en la ciudad de México, Reyes Venegas dio un descanso a los integrantes de la orquesta. Ellas afinaron cuerdas y retocaron el maquillaje. Ellos acicalaron sus instrumentos e intercambiaron puntos de vista al respecto.

Recobrada la energía y dispuestas las partituras frente a cada cual, el concierto inició con todo el estruendo sinfónico imaginable. Ahora, ellas y ellos, con la seriedad que la academia musical les inculcó, amalgamada con la pasión por la música de la época que les toca vivir, se mostraron radiantes, sin distingos.

Reyes Venegas Quintana lo había explicado durante una conferencia de prensa: Metallica grabó el disco "S&M" en 1999 con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, con arreglos del maestro Michael Kamen (1948-2003), un músico, compositor, arreglista y letrista estadounidense de prestigio mundial.

Desde entonces y hasta la fecha, no han sido pocas las bandas y orquestas que han pretendido recrear esa producción discográfica a través de conciertos y presentaciones alrededor del mundo. Sin embargo, lo que han logrado hasta hoy es una suerte de copia a partir de nuevos arreglos para los temas famosos.

En cambio, lo que el público asistente al Polyforum escuchó esta tarde fue algo totalmente diferente. Algo real, auténticamente un espectáculo sinfónico-metálico, con los arreglos originales que Kamen realizó para Metallica, lo cual dotó de especial trascendencia al gozoso concierto a cargo de 40 músicos.

Cabe señalar que 40 músicos conforman la orquesta, sin embargo, para el tributo se contó con la participación del cantante Will, cuatro chelos solistas y la banda de metal Orión, originaria de Ciudad Nezahualcóyotl en el Estado de México. La danza, dijeron sus cuatro integrantes, producen tributos musicales.

El espectáculo ya se presentó en Chihuahua, Ciudad Juárez, Torreón, Piedras Negras y Monclova, cosechando una estela de agradecimiento otorgado por quienes, amantes fieles del concepto Metallica, asistieron incluso ataviados de frac o vestido de noche, según lo requiriera el sexo. Eso satisfizo a Venegas.

Sobre el repertorio interpretado corresponde al que contiene el mencionado disco sinfónico, el orden de las canciones pudo cambiar por la logística del espectáculo y por las necesidades del grupo de rock y los cuatro chelistas. Lo cierto, es que si hubo cambios, fueron bien recibidos por todos los asistentes.

Fue un concierto con reminiscencias familiares. La parte auditiva se fundió con el atractivo visual del teatro musical y, desde luego, con las ejecuciones musicales de calidad. Pantallas gigantes, luces robóticas, escenarios giratorios y pirotecnia, completaron el plus que el maestro Venegas ofreció en vivo.