Vigila Profepa que empresa de químicos no vierta residuos peligrosos

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) practicó una visita de inspección a una empresa en Salamanca, Guanajuato, para verificar que las medidas correctivas que le fueron impuestas se cumplan.

La dependencia explicó que la diligencia a Químicos y Derivados fue para garantizar la disposición adecuada de los residuos peligrosos que se encontraban en la planta y disminuir el riesgo de una emergencia ambiental, así como evitar un desequilibrio ecológico inminente, o daño y deterioro grave a los recursos naturales del lugar.

Como parte de las actividades de inspección que realiza la Profepa a varias empresas del ramo químico y de utilización de residuos peligrosos en Salamanca, el procurador Federal de Protección al Ambiente, Francisco Moreno Merino, clausuró el pasado miércoles 10 de abril a la empresa Quidesa.

Lo anterior por haber incurrido en varias irregularidades en el uso de los residuos peligrosos dentro de su planta.

Como resultado se colocaron sellos y se ordenó a la empresa manejara adecuadamente los residuos peligrosos de ácido sulfúrico gastado y los de arcilla impregnada con parafinas y aceites.

Unos días más tarde, el 18 de abril, se clausuró también el socavón ubicado en el Cerro de la Cruz donde la empresa depositaba sus residuos peligrosos.

Éstos deberán ser retirados y enviados a empresas autorizadas por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para su tratamiento o confinación.

Moreno Merino ha instruido que hasta en tanto no sean retirados esos residuos peligrosos del lugar, la empresa continuará clausurada y no podrá iniciar operaciones.