Continúa Irak asolado por la violencia interreligiosa

Un oficial antiterrorista, su esposa y sus dos hijos perdieron la vida hoy en una nueva jornada de violencia sectaria en Irak, que ha dejado al menos 15 muertos en varios ataques a través de la nación musulmana.

El Ministerio iraquí del Interior informó que este sábado, hombres armados irrumpieron en el domicilio de un oficial de la unidad antiterrorista de la Policía Nacional en el distrito de Rashid, en el sur de Bagdad, y asesinaron a la familia.

Las autoridades iraquíes identificaron al oficial como capitán Adnan al-Obaidi, quien fue ejecutado junto con su esposa y dos hijos, de ocho y 10 años, así como un policía que intentó cerrar el paso a los agresores cuando huían.

Por separado, un imán de una mezquita sunita murió por disparos cerca de la sureña ciudad portuaria de Basora, mientras que un grupo armado secuestró a 10 miembros de las fuerzas de seguridad, de acuerdo con reportes de la cadena de noticias Al Yazira.

Cerca de la ciudad central de Ramadi, las fuerzas de seguridad intentaron arrestar a un presunto responsable del asesinato de cinco soldados, pero estallaron enfrentamientos con miembros armados de tribus locales, en los cuales perecieron dos personas.

En la occidental provincia de al-Anbar se reportó la muerte de cuatro combatientes de Sahwa (árabes sunitas) en un ataque perpetrado por hombres armados en su sede central a la afueras de la ciudad de Garma.

Por otra parte, en la norteña ciudad de Mosul dos policías murieron al estallar un dispositivo improvisado en una base de la policía, en el sur de esa localidad, mientras que un soldado iraquí falleció en un ataque similar en la zona oeste.

Estos incidentes, que muestran una vez más el creciente enfrentamiento entre chiitas y sunitas, se produjeron un día después de que la violencia sectaria en ese país se saldó con más de 70 muertos.