Aumentan casos de asma bronquial y rinitis alérgica: senadora

El asma bronquial y la rinitis alérgica se han incrementado de manera importante en México y son una de las primeras 10 causas para utilizar los servicios de salud, especialmente en urgencias y en consulta externa, señaló la senadora Cristina Díaz Salazar.

En este contexto, propuso que los padecimientos de origen alérgico e inmunológico, especialmente el asma, sean considerados como problema grave por la Secretaría de Salud.

Además, solicitó, por su incidencia en la transición epidemiológica de salud, que se implementen acciones de prevención, estrategias de educación, diagnóstico oportuno, atención y manejo por médicos especialistas.

"En México se estima que hay ocho millones de personas con asma, 60 por ciento se concentran en edades pediátricas", puntualizó.

Por lo que la incidencia de enfermedades crónicas -que no tienen cura, pero que son controlables-, es más habitual en niños, apuntó.

En el mismo sentido, mencionó la legisladora del Revolucionario Institucional que en 2000, la Organización Mundial de la Salud estimaba que había 150 millones de asmáticos y actualmente, se ha dado a conocer que hay 235 millones con la enfermedad.

Asimismo, resaltó que según estudios de prevalencia en la población en general, las enfermedades alérgicas ocupan un alto porcentaje principalmente en niños de 6 a 7 años, siendo de origen multifactorial, una parte herencia y otra parte ambiental.

Hizo notar que las políticas públicas dirigidas a mejorar la contaminación ambiental son insuficientes, pues se han presentado daños en la salud de la población mexicana, no sólo en la ciudad de México, Guadalajara o Monterrey, donde se concentra la contaminación sino también en el resto de los estados de la República.

Esta situación, dijo, repercute en la salud provocando enfermedades cardiacas, crónico degenerativas y pulmonares, muchas de éstas en relación directa a padecimientos alérgicos.

Por todo ello, sostuvo que el tratamiento de las enfermedades debe ser integral, a través del control del medio ambiente, tratamiento médico, inmunoterapia y dieta de eliminación.

Finalmente, señaló que especialistas ha asegurado que la detección a tiempo, el buen control de la enfermedad y la educación en conjunto entre médico, paciente y familia es la clave para mejorar el control y la calidad de vida del enfermo.