Quieren mexicanos revancha en "mundialito" Vaticano

Los mexicanos van por la revancha en la octava edición de la Clericus Cup, el "mundialito" de futbol del Vaticano, porque pese a ser cada año la delegación extranjera más numerosa del torneo no han podido lograr imponer su superioridad.

"El Papa Francisco es mi capitán" es la inscripción que llevarán en sus casacas todos los futbolistas que participarán en el campeonato dedicado exclusivamente a sacerdotes y seminaristas que estudian en Roma.

A partir del 8 de marzo próximo un total de 358 atletas de 60 países distintos se enfrentarán distribuidos en 16 escuadras divididos en cuatro grupos. Todos los partidos se disputarán en los campos del Oratorio San Pedro, a unos pasos del Vaticano.

Como cada año México se encuentra en los primeros lugares por número de deportistas en campo: los clérigos provenientes de esa nación son 33, sólo superados por los italianos que suman 42.

No obstante esta masiva y permanente participación ellos no han podido imponer su superioridad. Sólo el Colegio Mater Ecclesiae, que siempre cuenta con muchos seminaristas de esa nacionalidad, ha logrado destacar.

El equipo, que representa a la residencia romana para sacerdotes administrada por la congregación de los Legionarios de Cristo, en 2008 logró el campeonato y en 2013 quedó en segundo lugar.

En esta edición 2014 dos combinados concentran la delegación de México: el mismo Mater Ecclesiae y el Pontificio Colegio Mexicano.

En entrevista con Notimex el capitán del Colegio Mexicano y sacerdote de la diócesis de Campeche, Sergio Vivas, dijo que su equipo espera mejorar su participación de otros años y no sufrir como la Selección Mexicana en su pase al mundial de Brasil.

Pero para ellos la perspectiva no es alentadora ya que comparten el grupo A junto con el último campeón, el Colegio Norteamericano con el cual se enfrentaron una pretemporada de amistosos y perdieron.

"Pensamos mejorar la participación del año pasado, ha habido una preparación mejor, hemos tenido una pretemporada más en forma que otros años y con varios juegos amistosos. Tenemos una plantilla renovada. Hay sacerdotes nuevos y más jóvenes que en otras ediciones", señaló.

"No somos tan malos, pero debemos reconocer que tenemos unos kilos de más. No es fácil competir con colegios cuyos integrantes son todos seminaristas y nosotros somos sacerdotes, tenemos otro ritmo, empezamos a perder condición física y eso es determinante en el juego", añadió.

Ellos iniciarán el torneo el sábado 8 de marzo contra el Pontificio Colegio Urbano. Su grupo lo completa el "Agustinianum Marianum".

Más confianza demostró Jesús Daniel Cervantes González, sacerdote de la Arquidiócesis de Puebla y capitán del Mater Ecclesiae el cual garantizó que su oncena llega bien preparada al campeonato.

"Tenemos la base del equipo del año pasado y algunos refuerzos que pueden ayudar. Nos emociona saber que estamos realizando algo que al Papa le gusta, unirnos en un mismo deseo y nos identificamos en el mismo camino", apuntó.