Mayor cooperación alimentaria prometen Medio Oriente y África

Los gobiernos de Medio Oriente y el norte de África finalizaron hoy una reunión de cinco días sobre seguridad alimentaria con el compromiso de una mayor cooperación en cuestiones como la gestión del agua y el desperdicio de alimentos.

En un informe final, la 32 Conferencia Regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para Oriente Próximo y el Norte de África aprobó tres propuestas clave presentadas en el curso de este encuentro.

La primera propuesta consiste en un marco estratégico regional para que los países colaboren en la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición.

La FAO destacó que en la actualidad, el número de personas subalimentadas en los 19 países de la región sigue siendo alto, con cerca de 43.7 millones, lo que supone el 10 por ciento de la población.

El organismo consideró que para reducir esa cifra en un contexto de crecimiento demográfico, creciente escasez de recursos naturales y cambio climático, será necesaria una cooperación intergubernamental mucho más estrecha.

El marco aprobado este viernes pidió a los gobiernos que trabajen juntos para hacer frente al escaso crecimiento de la productividad a través de una mayor inversión en investigación y desarrollo.

También llamó a mejorar la eficiencia de la cadena de suministros para reducir la exposición a la volatilidad del mercado, así como fortalecer las redes de seguridad y programas de educación nutricional.

Otro instrumento considerado por el marco estratégico es la creación de reservas regionales de cereales para ayudar a compensar las alzas de los precios de los productos básicos.

"En el mundo globalizado de hoy, no podemos tener seguridad alimentaria solamente en un país. Tenemos que trabajar juntos", señaló el director general de la FAO, José Graziano da Silva, al intervenir en la clausura de la conferencia.

Además del marco estratégico, el grupo también dio luz verde a la ampliación de la iniciativa regional de la FAO sobre la escasez de agua, que pasará de ser un programa piloto en seis países a toda la región.

Con esta iniciativa, los países se concentrarán en mejorar sus prácticas de gestión del agua a nivel nacional y trabajarán en estrecha colaboración transfronteriza para desarrollar una estrategia de colaboración para la gestión de este recurso natural.

Según la FAO, la disponibilidad de agua dulce per cápita en la región se ha reducido en dos tercios en los últimos 40 años y se prevé que disminuya en un 50 por ciento en los próximos 35 años, si las tendencias actuales de crecimiento demográfico y los patrones de consumo se mantienen.

La conferencia aprobó además una iniciativa regional destinada a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

La región de Medio Oriente y el Norte de África depende de las importaciones para satisfacer más del 50 por ciento de sus necesidades alimentarias, sin embargo, se pierden hasta un tercio de los alimentos que produce e importa.

En la cita se pidió a la FAO que centre sus esfuerzos en ayudar a los países a abordar tres cuestiones prioritarias: escasez de agua, mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, y apoyo a la agricultura en pequeña escala.

El presupuesto de la FAO para las actividades en esa región para el periodo 2014-2015 asciende a 45.8 millones de dólares, al que se suman contribuciones voluntarias por un total de 95.5 millones.