Urge restablecer el orden en República Centroafricana: Hollande

El presidente de Francia, François Hollande, aseguró hoy que los objetivos de la intervención militar en República Centroafricana es restablecer la autoridad del Estado, renovar el diálogo y evitar la división de ese país.

Hollande efectuó este viernes una visita a Bangui, capital centroafricana, donde se encontró con soldados franceses que participan en la operación "Sangaris", destacando que han "salvado miles de vidas".

El jefe del Ejecutivo, acompañado por su ministro de Defensa, Jean-Yves La Drian, pasó revista en la base militar francesa, instalada en el aeropuerto de Bangui, y conversó sobre la situación con el general Francisco Soriano, comandante de "Sangaris".

Alabó el trabajo de los militares y reiteró que "restaurar la autoridad del Estado y renovar el diálogo" son los imperativos de la operación, pero sobre todo "evitar la división del país", de acuerdo con reportes del diario Le Monde.

Desde que comenzó la intervención francesa, a principios de diciembre pasado, se han registrado progresos considerables, pero aún "falta mucho por hacer", sostuvo Hollande y ratificó que el restablecimiento del orden público permitirá llevar a cabo la transición política.

Enfatizó que el reto es luchar contra los enemigos de la paz, sin distinción, y aseveró que ningún crimen quedará impune, ya que una misión de Naciones Unidas (ONU) pronto estará en el terreno y la Corte Penal Internacional (CPI) va a abrir una investigación.

La visita de Hollande este viernes a Bangui es la segunda del mandatario desde el pasado 5 de diciembre, cuando inició la operación militar francesa para poner fin al violento conflicto entre musulmanes y cristianos, que amenazaba con convertirse en un genocidio.

Las tropas francesas, junto con fuerzas africanas intentan restablecer la seguridad para que República Centroafricana pueda celebrar elecciones generales a más tardar en febrero de 2015.

El caos en esa nación estalló desde el golpe de Estado de los rebeldes Seleka, mayoritariamente musulmanes, en marzo de 2013, quienes tomaron el poder y cometieron una serie de abusos que llevaron a grupos cristianos a organizarse para defenderse y tomar represalia.

Desde su formación, las milicias cristianas "anti-Balaka" han lanzado ataques contra las comunidades musulmanas y, según denuncias de organizaciones pro derechos humanos, han cometido masacres y toda clase de abusos.

Francia decidió a mediados de este mes reforzar su contingente en Centroafricana con 400 soldados adicionales y apenas esta semana el parlamento francés autorizó la extensión de su mandato por cuatro meses.

El gobierno francés ha llamado a la ONU para que envíe tropas a ese país, asegurando que debe cumplir con su responsabilidad de mantener la paz a largo plazo.