Raúl Castro recibió a agente cubano excarcelado en EUA

El presidente Raúl Castro recibió hoy con un fuerte abrazo al agente de inteligencia cubano Fernando González, tras esperarlo en el aeropuerto internacional Jose Martí de esta capital, informó la televisión estatal.

González, liberado el jueves tras cumplir más de 15 años de prisión en Estados Unidos por espionaje, vestía camisa azul claro de mangas largas y jeans, según imágenes difundidas por el telediario del mediodía.

En el recibimiento participaron también familiares de González, otros miembros del gobierno cubano y René González, el primero de los agentes liberados en Estados Unidos tras cumplir su sentencia.

González, de 50 años, abandonó ayer el centro correccional federal de Safford, en Arizona, y fue puesto a disposición de los servicios de inmigración para iniciar el proceso de deportación hacia Cuba.

El ex integrante de la desmantelada Red Avispa llegó a La Habana poco después del mediodía, según la televisión.

En sus primeras declaraciones dijo que la felicidad es grande, pero será completa cuando estén de regreso en Cuba los tres colegas que continúan cumpliendo prisión en Estados Unidos.

El también agente René González quedó libre el 7 de octubre de 2011 tras cumplir 13 años y un mes de cárcel, y pudo quedarse a vivir en Cuba al renunciar a su ciudadanía estadunidense para evitar permanecer tres años bajo "libertad supervisada" en Estados Unidos.

Quedan todavía encarcelados Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años de prisión; Ramón Labañino, a una cadena perpetua más 18 años; y Antonio Guerrero, a cadena perpetua más 10 años.

Cuba, que los declaró "héroes de la lucha antiterrorista", ha desarrollado en los últimos años una intensa campaña por su liberación argumentando que evitaron acciones violentas de grupos del exilio duro anticastrista.

Los cinco fueron detenidos en 1998 en Miami por el Buro Federal de Investigaciones (FBI) y condenados en un juicio en esa misma ciudad, bastión del exilio anticastrista.

Además de ser hallados culpables de conspirar y operar como agentes extranjeros sin haberlo notificado al Gobierno de Estados Unidos, los Cinco fueron acusados de intentar penetrar en bases militares estadounidenses, entre otros cargos.