Animar Festival de Viña es una lección de humildad: Rafael Araneda

El animador Rafael Araneda, figura del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, hizo hoy un balance de sus cuatro años como conductor del evento musical masivo más importante del escenario chileno.

Araneda subrayó que el encuentro musical "es una lección de humildad importante, porque es un escenario difícil que te tiene a prueba permanentemente con un público participativo que te está haciendo el juego constantemente".

Esto hace, dijo el conductor de "México baila", en Azteca 13, a la edición electrónica de "La Tercera", que "a veces las cosas no las controla ni el director ni el animador, ni los productores, y en ese sentido es sano vivir esa lección de humildad".

En cuanto a su futuro, ahora que Chilevisión deja la producción del festival, sólo señaló que "creo que hay que ver qué pasa primero".

Araneda no descartó estar de nuevo sobre el escenario de la Quinta Vergara, "pero no tiene que ser el próximo festival, podría ser más adelante.

"Si el día de mañana se da la posibilidad, tendría que evaluarlo. Para hacer Viña tiene que estar todo dado. Por eso la respuesta no es sí o no", concluyó el animador.