"Éxito a cualquier precio" levanta telón en el Teatro de la Cuidad

La historia de unos desesperados agentes inmobiliarios de Chicago, dispuestos a todo para conseguir clientes potenciales para los bienes raíces que ofrecen, es la propuesta escénica del montaje "Éxito a cualquier precio", que anoche inició temporada en el Teatro de la Ciudad "Esperanza Iris", en esta capital.

Se trata de una obra del dramaturgo estadounidense David Mamet (1947), que levantó el telón con la develación de una placa conmemorativa por 200 representaciones; el padrino fue el académico Juan Ramón de la Fuente.

Bajo la dirección de Enrique Singer, el montaje -ganador del Premio Pulitzer 1984- narra la historia de ocho personajes, quienes, desesperados por ganar una competencia, están dispuestos a poner en práctica los más bajos trucos de venta, a fin de adjudicar bienes y raíces indeseables a compradores incautos.

En escena, mienten, difaman, roban, amenazan, ocultar información y maquillar cifras para lograr su objetivo: Vender más propiedades durante el mes y así obtener un automóvil Cadillac. El segundo lugar se llevará un juego de cuchillos y el resto serán despedidos.

Al respecto, el también director de Teatro de la UNAM, Enrique Singer, comentó que la obra es uno de los textos clásicos de Mamet y que gira alrededor de los conflictos que enfrentan vendedores de bienes raíces, contextualizando la situación de cambio de la década de los 80, cuando la sociedad dejó a un lado las relaciones personales, dando paso a la sociedad del capitalismo, al igual que la actual: Inmersa en una vorágine de intereses particulares.

Refirió que los ocho personajes, interpretados por Héctor Bonilla, Patricio Castillo, Juan Carlos Colombo, Bruno Bichir y Javier Díaz Dueñas, Mario Loría y Julio Bracho, "se encuentran metidos en esta paradoja y tienen que enfrentar situaciones muy deshumanizadas y crueles".

Bajo este tenor, el montaje, explicó, "retrata esa sociedad ochentera, la cual hoy en día nos ha rebasado".

"Ahora, el contacto entre las personas pasa de ser una cosa a otra; la tecnología por un lado y por el otro el capitalismo. Los 80 fueron importantes, porque se vivía bajo la idea de una sociedad que podría ser un poco más justa, con un estado benefactor que, aunque fuera capitalista, trataba de procurar el bienestar de la gente.

"Sin embargo, pasó a convertirse en un capitalismo que a final de esa década se desató, pintando de esta manera un momento crítico, un cambio generacional", indicó.

Sobre el escenario, se aprecia al grupo de actores en una oficina, antes de enfrentar una crisis, pues los dueños desean más resultados con menos costos y de la manera más rápida.

A partir de ese momento, cada uno se enfrenta a esta disyuntiva, tanto que se encuentran desesperados.

"Éxito a cualquier precio" ofrecerá siete funciones en el recinto situado en la calle de Donceles, en el Centro Histórico de esta ciudad.