Clima de violencia en Venezuela incrementó el riesgo país

El clima de violencia en Venezuela y su fragilidad económica incrementaron la percepción del riesgo país y los bonos venezolanos llegaron a caer en más de 63 por ciento, afirmó el economista privado Jesús Alexis González.

"Debido a la combinación de estos dos factores, el riesgo país que el 8 de febrero había sido el más elevado", precisó el ex director de la Escuela de Economía de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV).

González señaló a Notimex que la poca confianza de inversionistas en el rumbo de Venezuela implica que en momentos en que el gobierno tiene que cubrir enorme gasto fiscal la posibilidad de financiarse con la emisión de bonos resulta sumamente costosa.

"Aun cuando Venezuela ha cancelado a tiempo sus compromisos el mercado requiere otro tipo de señales, ya que percibe a un gobierno que no implementa medidas para reducir el déficit en sus cuentas y por tanto teme que continúe deteriorándose la posición en divisas", señaló.

Agencias internacionales de noticias indicaron que los bonos de Venezuela tuvieron una ligera alza tras el anuncio del gobierno de un próximo mecanismo paralelo de adjudicación de divisas semanal abierto a todos los venezolanos, en bonos o en efectivo.

González enfatizó sin embargo que entre el 17 de febrero de 2013 y el 17 de febrero de este año, el tanque de dólares que administra el Banco Central de Venezuela (BCV) registró un descenso de 26 por ciento para ubicarse en 20 mil 500 millones de dólares.

"Para cubrir las importaciones y los de deuda externa el BCV utiliza la porción de las reservas que está en efectivo (dinero y barras de oro) y tras la caída sufrida este bolsillo cuenta con menos de dos millones de dólares, una cifra que no permite mayor flexibilidad".

Agregó que para colmo de males, Petróleos de Venezuela (Pdvsa) sólo le está depositando al BCV la mitad de las divisas provenientes del barril de crudo y coloca el resto una serie de fondos administrados por el gobierno, sobre los que no existe mayor transparencia.

"La incertidumbre aumenta por evidencias de que la administración del presidente Nicolás Maduro tiene un problema de flujo de caja y por eso recorta la entrega de divisas al sector privado de la economía", recalcó el economista.

Explicó que las empresas recibieron por parte de la desaparecida Comisión Administradora de Divisas (Cadivi) lo que se conoce como Autorización de Liquidación de Divisas (ALD) y con este aval compraron materia prima u otros requerimientos en el exterior.

"El problema es que las divisas no han sido desembolsadas y las compañías tienen una deuda por el orden de nueve mil millones de dólares. En este entorno los inversionistas temen que el gobierno desconozca el pago de los bonos", advirtió González.